• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Category Archivemadrid

The Cure y The National serán el gran colofón del Mad Cool Festival

La Welcome Party del Mad Cool Festival se expresó en castellano y catalán y a través del quejío y el autotune. Rosalía acaparó toda la atención el miércoles, en el estreno del festival, y dejó la puerta abierta al resto de artistas que, hasta el sábado, se subirán a los seis escenarios que el evento ofrece a los 75.000 asistentes que buscan cobijo en la música para combatir el calor.

Bon Iver, Vampire Weekend o Iggy Pop fueron algunos de los grandes nombres que retumbaron durante el segundo día de música en el recinto de Valdebebas – Ifema, que cerró a golpe de electrónica de la mano de The Chemical Brothers.

Este viernes, tercer día en este tramo de jornadas maratonianas, es el turno de The National The Smashing Pumpkins y Vetusta Morla. Los primeros celebrarán su 20º aniversario en el Mad Cool Stage (22.00 h). El quinteto estadounidense, todo un referente del indie-rock internacional, lanzó este año su octavo disco, I am easy to find.

A continuación, le tocará al grupo liderado por Billy Corgan: la banda de rock alternativo procedente de Chicago, The Smashing Pumpkins, actuará en el escenario Madrid te Abraza (23.35 h).

En cuanto a los madrileños Vetusta Morla (1.15 h), habituales en el círculo de festivales -también se pasarán este verano por el NOS Alive, el FIB, el Low o Arenal Sound-, son el otro plato fuerte de la penúltima noche.

Y, para finalizar, nada más y nada menos que The Cure, Years & Years y Prophets of Rage. La primera propuesta es una de las bandas más veneradas en Reino Unido: el año pasado reunieron en el Hyde Park de Londres la misma cifra de asistentes que se espera mañana en el festival (23.10 h).

Por su parte, la canción protesta la traerán Prophets of Rage (21.40 h). La banda estadounidense, formada en 2016, tocará una selección de sus mejores éxitos -de su Fight The Power a Killing In The Name- y nuevas canciones como Unfuck the World y la más reciente Hearts Afire.

Years & Years ofrecerá el último de los directos más esperados. La banda de pop británico traerá su nuevo disco, Palo Santo, con el que cerrará una edición que busca el perdón del público tras los problemas de organización que, el año pasado, pusieron en jaque su confianza.

El Mad Cool apuesta por bandas internacionales de culto, pero también da espacio a grupos emergentes y de la esfera independiente.

Este año, el rock se adueña del festival con bandas como The 1975, Mogwai o Milk Teeth, pero se hace sitio a otros géneros: apuesta por el renacer del tontipop, que vendrá de la mano de las madrileñas Cariño; por la electrónica del otro brazo de C. Tangana, el productor barcelonés Alizzz; o por el R&B de la autora de Let me down, la británica Jorja Smith.

El combustible inagotable de Iggy Pop enciende el Mad Cool

Tras la prefiesta con Rosalía, el festival Mad Cool encendió definitivamente este jueves todas las máquinas de su cuarta edición, con Iggy Pop como combustible inagotable y necesario para dar marcha a este gigantesco evento que en su primera jornada oficial fue visitado por 47.500 personas, lejos del tope de 75.000.

Inexplicable parece, visto lo visto, que la organización decidiera relegarlo al tercer escenario mientras en los espacios principales ni Bon Iver ni Lauryn Hill lograron prender del todo a las masas, que desde media tarde empezaron a llegar al recinto para disfrutar hasta la madrugada de otras bazas como Vampire Weekend, Noel Gallagher, The Hives o The Chemical Brothers.

Aún de día, el eterno Iggy Pop no defraudó a un público entregado que enloqueció cuando, descamisado como siempre, ha aparecido al ritmo de unos ladridos que vaticinaban que el clásico I Wanna Be Your Dog, de su etapa en The Stooges, abriría el concierto.

Pese a sus 72 años, el estadounidense demostró que conserva intacta la energía que le caracteriza y deleitó a todos con sus bailes histriónicos y el arsenal de temas clásicos, desde Gimme Danger hasta Some Weird Sin o Lust For Life, banda sonora de la película Trainspotting, de Danny Boyle.

Pero fue con The Passenger, quizá su tema más legendario, con el que terminó de encandilar a las miles de personas que corearon la canción a viva voz. Y cuando parecía que la energía de arranque no podía durar, interpretó un Search And Destroy con el que acabó en el foso, donde decenas de manos intentaban tocar a la leyenda, sin que este dejara de cantar, contonearse y saltar.

Bañado en sudor, el artista de la larga melena rubia cerró el concierto con No Fun y Sixteen, cuyo remate se vio solapado con el «Iggy Pop» que el público no dejó de corear hasta que el cantante desapareció del escenario sin bajar el puño en alto.

El de Lauryn Hill era uno de los directos que más dudas generaban fruto de su errática personalidad, que la llevó de convertirse en un fenómeno en ventas y críticas como embajadora del «neo soul» a un personaje extraño que nunca volvió a publicar más LP y que dejo de aparecer en los medios si no era para protagonizar escándalos.

Los recelos se avivaron cuando, transcurrida media hora del inicio previsto, la de New Jersey no había hecho acto de presencia. Al final, falsa alarma y, aunque tarde y en formato reducido, Madrid pudo disfrutar de su primera actuación en la ciudad, ya que ni por el 20 aniversario de su más celebrado trabajo, The Miseducation of Lauryn Hill (1997), que la proporcionó cinco premios Grammy, había pasado por aquí.

«¿Qué pasa, Madrid?», preguntó en perfecto español y algo de guasa, a treinta y tantos grados de temperatura y una pomposa chaqueta decorada con perlas y mil volantes y abullonados, sin perder nada de la actitud de barrio que la catapultaron, empapada en negritud, algo de reggae y r&b.

El tiempo no parece haber pasado por ella ni por su aterciopelada voz, pero sí por la memoria popular de un disco que fue mítico. Al recuerdo no ayudaron unas versiones vivas, pero muy deconstruidas, lo que derivó en un concierto con escasa implicación del público, solo conectado por momentos, como al final, cuando ejecutó Do Woop (That Thing) y su reinterpretación de Killing Me Softly With His Song.

A su término ha llegado el turno del extraño fenómeno de Bon Iver, músico que revolucionó con su esquema de intimismo electrónico la música emocional en discos como For Emma, Forever Ago (2007) y, sobre todo, con Bon Iver (2011).

El público lo abrazó como un mesías hasta el previo 22, A Million (2016), un trabajo aún más obsesivo que la crítica elevó a los altares pero que sus seguidores no apreciaron en la misma medida, creciendo la espiral del silencio en el sentido inverso: Bon Iver pasó «de molar a dormir a las ovejas».

Y el problema principal, algo que no alentaba precisamente a las masas a acudir a Mad Cool a disfrutar de su directo, es que, a punto de lanzar nuevo álbum, del que tocó un par de temas, pudiera enfocar su concierto en ese discutido disco previo, lo que este jueves en efecto se confirmó.

Aplicando a tope su afición vocal por el autotune, arrancó con Woods, a oscuras, simulando un paseo por el bosque en medio de una tormenta de luces efectista, a la que siguieron no pocos artificios sonoros, como si de una novela radiofónica de trama bélica se tratara, cargada de graves que removían a las primeras filas.

Frente a cortes artificiosos como 45_, que dejaban a los congregados un tanto fríos, destacaron la franqueza de Perth, con su tambor inicial que se transforma en terremoto sentimental, o poco después Skinny Love en un formato casi acústico que, entonces sí, erizó vellos.

Pasada la medianoche, Noel Gallagher irrumpió con sus High Flying Birds para seguir una curiosa estructura de repertorio en la que desgranó por orden las cinco primeras canciones de su último LP, Who Built The Moon? (2017), y casi repetir después la jugada con su más reciente EP, Black Star Dancing, cuyo tema homónimo sorprendió por su giro hacia el funk.

Fue a partir del ecuador cuando el mancuniano ofreció lo que muchos ansiaban, las esperadas dosis de Oasis, que multiplicaron presencia en sus conciertos de los últimos años, quizás por la incorporación de dos exmiembros de la mítica banda, Gem Archer y Chris Sharrock.

«Son mis canciones, yo escribí la mayoría y forman parte de mi vida», reivindicaba el músico horas antes en una charla con Efe, ante la fuerza de himnos como Wonderwall y, ya en los bises, Don’t Look Back In Anger y el clásico con el que suele cerrar todas sus apariciones, All You Need Is Love, de The Beatles, necesarios himnos de un Mad Cool en busca de contacto y comunidad.

La de este viernes 12 de julio será otra jornada de música, más de diez horas con artistas como The National, The Smashing Pumpkins y Vetusta Morla.

Cierra la sala Arena de Madrid por una batalla legal

La sala de conciertos y discoteca Arena de Madrid ha echado el cierre. Así lo ha comunicado su director, Pepo Perandones, a través de su cuenta de Facebook.

«Hoy por la mañana ha echado el cierre (definitivo) la Sala Arena. El mismo Hotel que llevaban montando encima de la sala 3 años (con grave perjuicio  para la logística de los conciertos, por cierto) ha ganado la partida», declara Perandones.

De su mensaje se puede discernir que una batalla legal contra el nuevo hotel que se está construyendo encima de la sala ha salido en su contra.

Como informa el portal Binaral, artistas Deadmau5, Kvelertak, Airbag, We Are Standard o Band Of Horses han pasado por la sala Arena, que acababa de cumplir 21 años de historia y había recuperado su antiguo nombre tras llamarse Heineken o Marco Aldany.

Chrissie Hynde y The Pretenders revientan los corsés del Teatro Real en Madrid

No se hicieron los corsés para personalidades desbordantes como la de Chrissie Hynde, vocalista, músico y autora de un sinfín de éxitos que, al frente una vez más de sus Pretenders, hizo saltar este lunes por la noche los botones del Teatro Real haciéndolo menos regio pero infinitamente más divertido.

El III Universal Music Festival afrontó con ellos su última semana de conciertos y, de no ser por el oropel que adorna las balconadas del respetable recinto que lo acoge, cualquiera habría dicho que la banda se disponía a tocar en un local del circuito «underground» londinense, con una sencilla cortina como único fondo escenográfico.

En El Real culminaron una gira española que les ha llevado previamente a Vigo, San Sebastián (donde actuaron en el marco del Jazzaldia) y el gerundés festival de Cap Roig, en su primera visita al país desde 2009, cuando realizaron también su última actuación en la capital para presentar su entonces nuevo disco, Break Up The Concrete (2008).

Fue un espectáculo de una hora y media larga en el que cupieron dos decenas de canciones de este grupo nacido en Hereford (Inglaterra) hace casi 40 años, con la inclusión también de algún título de la etapa en solitario de la cantante (Down the Wrong Way) y sus versiones ya clásicas de The Kinks (Stop Your Sobbing y I Go to Sleep).

A las 21.35 horas, solo cinco minutos después del momento señalado en las agendas, Hynde encaró el escenario con ese andar irrevocablemente roquero que la acompaña desde que esta fuerza de la naturaleza alumbrada en Ohio (EE U.) se terminara de moldear el espíritu y el flequillo bajo el influjo del punk británico, de Sex Pistols a The Clash, pasando por Vivienne Westwood.

Refulgente, embutida en una chaqueta dorada que le duró lo mismo que la primera canción, irrumpió serena —chulesca incluso— junto al resto de la banda, conformada por el veterano Martin Chambers a la batería, Nick Wilkinson al bajo, Carwyn Ellis en los teclados y un James Walbourne a la guitarra que se destaca como elemento sustancial de la energía.

Alone (2016), su más reciente disco, tuvo el honor de abrir el turno de canciones, precisamente con el corte que le da título, seguida de Gotta Wait, dejando sentir la buena mano a las cuerdas del músico Dan Auerbach, miembro de The Black Keys, como productor.

No obstante, lejos de avasallar al público con temas nuevos, la banda entregó un repertorio más empeñado en bucear en álbumes seminales como Pretenders (1980), Pretenders II (1981) o Learning to Crawl (1984).

Al sucesor de todos ellos, Get Close (1986), pertenecía el que fue primer hito musical de la velada, Don’t Get Me Wrong, que llegó después de Message Of Love.

Kid, primer sencillo original de su carrera, quiso Hynde dedicárselo a sus excompañeros James Honeyman-Scott y Pete Farndon, fallecidos en los años 80 por las drogas, con las mismas palabras que recitó cuando la banda ingresó en el salón de la Fama del Rock And Roll en 2005.

«No estaríamos aquí sin ellos y ellos probablemente sí lo estarían si no fuese por nosotros», dijo, reproduciendo una frase ya mítica a la que en su momento acompañó de una coletilla: «Así es el rock and roll».

La vista siguió puesta atrás en el repertorio con Stop Your Sobbing, grabada antes de decidir siquiera que The Great Pretender de The Platters les daría nombre como grupo.

Entre medias sonó Talk of the Town, la citada Down the Wrong Way y una emocionante Hymn to Her, tejida con los mínimos mimbres instrumentales en favor de una garganta de 65 años para la que no pasa el tiempo, ni en su solidez ni en la fuerza de sus proclamas en defensa de los animales o, como recordó, en contra de las corridas de toros.

Ella, la «femme fatale» en cuyos brazos cayeron rendidos Ray Davies (The Kinks) y Jim Kerr (Simple Minds), hizo suya también este lunes a la concurrencia gracias a sus bromas y buenos gestos como dedicarle una canción a la joven que decidió saltarse la linealidad del Real para bailar en primera fila.

«La noche es joven», celebró en sus diatribas con el público, antes de lanzar la vital Back On The Chain Gang, que lanzó al auditorio con sus «¡uh!» y «¡ah!» a 1982, cuando la resiliencia de Pretenders fue puesta a prueba tras la muerte súbita de dos de sus fundadores y los nuevos miembros iban y venían de continuo.

Incluso el propio Chambers fue expulsado del grupo antes de su retorno definitivo ya en los 90 para grabar el último gran álbum en cifras y canciones, Last Of Independents (1994). Así parece reconocerlo también el grupo, queno tocó casi ninguna canción posterior a ese trabajo.

De él sonaron Night In My Veins y casi consecutivamente la enorme I’ll Stand By You, con la única intercesión de otro de sus clásicos imprescindibles, Brass In Pocket, conformando probablemente el mejor segmento de la velada, rematado con una Thumbelina que fue pura apoteosis de cuerdas y percusión.

Aún quedaban por sonar Mystery Achievement, Middle Of The Road y, ya en los bises, I Go to Sleep y Precious, aunque a estas alturas fuese imposible borrarse de la memoria ese «estaré contigo» que, cantado por Hynde, abriga el corazón frente a cualquier inclemencia.

Joaquín Sabina vuelve a Madrid con dos conciertos más los días 18 y 19 de julio

El cantautor Joaquín Sabina vuelve a la capital después de los dos conciertos del mes pasado con otras dos fechas más este martes 18 de julio y el miércoles 19 de julio.

El escenario será el mismo, el WiZink Center de Madrid, y sobre él también presentará (para los que se quedaron sin entrada en los anteriores shows) su nuevo disco, Lo niego todo.

«El recibimiento por parte de critica y público de su disco  Lo Niego Todo ha sido unánime, manteniéndose durante más de diez semanas como número 1 en las listas de ventas de nuestro país y con las entradas agotadas en muchas ciudades», destaca la promotora en un comunicado.

Joaquín Sabina presenta en Madrid ‘Lo niego todo’ con dos conciertos esta semana

Después de su paso por México Joaquín Sabina regresa a los escenarios de nuestro país con su gira Lo niego todo. La primera parada fue en su Úbeda natal, después actuó en el emblemático teatro Royal Albert Hall de Londres y ha continuado este pasado fin de semana en Sevilla.

La gira del cantautor continúa esta semana con una doble parada en su querido Madrid, en el WiZink Center (antiguo Palacio de los Deportes el miércoles y el jueves, 21 y 22 de junio. La gira volverá el 18 y 19 de julio a Madrid sumando otras dos fechas en la capital.

El último disco de Sabina, Lo niego todo, ha logrado mantenerse durante más de seis semanas como número 1 en las listas de ventas de nuestro país y con 11 conciertos con entradas agotadas de 26.

Mulafest vuelve el día 30 con talentos emergentes y con gran proyección

La sexta edición de festival Mulafest, que se celebrará entre el 30 de junio y el 2 de julio en Ifema, quiere volver a los orígenes apostando por talentos emergentes y con gran proyección, ha informado este lunes la organización en un comunicado.

El viernes 30, Subverso ofrecerá las actuaciones de Helios Amor DJ set, Amber Window Live, Skygaze Live y Mans O DJ set, quien repite por segundo año consecutivo en el festival con sus samples de instrumentos acústicos y melodías hipnóticas. Será a partir de las 18 horas y hasta que el festival cierre sus puertas a medianoche. Más de cinco horas de polirritmias, beats, new jazz y funky, composiciones y brillantes producciones electrónicas, todo ello sobre el particular escenario de La Isla Gely.

El sábado 1 de julio, desde las 18 hasta las 21 horas, la propuesta musical correrá a cargo de The Secret Music Collective, un colectivo que nace en el año 2014 con el objetivo de promover la escena electrónica y underground en Madrid, buscando conceptos innovadores y de calidad.

Argudo, Chas, Miguel Cuéllar y Sergio CR serán los encargados de poner la música a primera hora de la tarde de la segunda jornada del festival. El trabajo de Argudo en el estudio está determinado por deep house y minimal tech, y ha sacado sellos como Maskik Records (Londres) o Wha! Records (Bogotá).

Por su parte, Chas, hará bailar a los asistentes con sus ritmos de house, deep-house, tech-house, techno y muchos ritmos caribeños. Miguel Cuéllar hará hincapié en una selección exquisita de estilos como el deep, tech, techno y toques indies con melodías electrizantes. Completa la propuesta de TSMC Sergio CR.

Ese mismo día desde las 20 horas en el Jägermusic estarán Eduardo Guzmán AKA Gilmer Galibard, uno de los artistas españoles emergentes de la escena electrónica nacional, respaldado por el sello londinense Lobster Theremin y también del sello canadiense Turbo Recordings, este último hábilmente dirigido por Tiga desde 1998, lo que hace que su música haya llegado a mucha gente.

Sus DJ set engloban a todos los sonidos y géneros: techno, industrial, acid house. Su procedencia canaria, muy cerca de África, ofrece una narración atemporal de sus influencias por los ritmos orgánicos mezclada con temas oscuros house y techno.

A partir de las 22 horas llega el turno de Tversky. Descendientes del soul y funk de los setenta, al igual que aficionados del sonido dream pop de los ochenta, este dúo armoniza sus influencias con la música dance y house más actual con un resultado cercano al electrofunk cósmico de toque francés.

Alan Rodríguez (Alan Imar) y Xavier Paradis (Boreals) crean música electrónica de estética retrofuturista con alma humana que destaca por su combinación de grooves sincopados con una variada base instrumental, rica en sintetizadores analógicos, saxofón, flauta travesera y voz. Les respalda un directo en el que, lejos de esconderse tras un ordenador, demuestran su faceta multiinstrumentista sin perder su enfoque hacia la pista de baile.

El domingo 2, Vicious Magazine lleva hasta Mulafest una selección de artistas y DJs que se harán cargo de dinamizar la música de La Isla Gely hasta las 12 de la noche.

AirlockSound ‘Live’ llevará a cabo la apertura de la propuesta musical de la última jornada del festival. Su último trabajo apuesta por un sonido comercial no convencional que busca sorprender de principio a fin. En 2017 tienen previstas algunas colaboraciones como la que realizarán con Marta Fierro (Eme DJ), una de las DJ’s más importantes de la escena indie-disco nacional.

A partir de las 19:30 llega el turno de Juanjo Blanco aka Sampleking. Con sede en Madrid, esta leyenda de la música house en el territorio español, ha trabajado en los mejores festivales y clubes de España, como Fabrik, Pacha, Angel’s World at Joy (Madrid) e Ibiza (Pacha, Hotel Pacha, Privilege & Bora Bora). A nivel internacional ha visitado muy diferentes países como Colombia, Estados Unidos, Portugal, Francia, Túnez, Lituania, Venezuela, Uzbekistán, Brasil o Suiza, entre otros.

A las 21 horas Karlos Molina llegará con su Tex House al escenario de la playa de Mulafest. Karlos ha compartido escenario con artistas como John Digweed, Eric Morillo, Cristian Varela, Guy J, DSO, Prompt.

De 22:30 horas a medianoche Carlos Beltrán ‘Live’ será el encargado de cerrar la última noche del festival. Influenciado por los sonidos techno y tech-house, su sonido está en constante cambio, pero siempre manteniendo la coherencia. Sus actuaciones Live son contundentes, calentando cualquier sesión en cuestión de segundos y convenciendo a puristas del techno y clubbers por igual.

Los visitantes del festival podrán disfrutar cada día de la música en una playa con hamacas y chiringuito, así como de la mejor oferta de arte, motor, tatuaje, artes escénicas, «un festival que apuesta por la cultura, el talento y la creatividad».

Alejandro Sanz rememorará las canciones de una generación con un gran concierto en el Calderón

Alejandro Sanz protagonizará un concierto «único, espectacular e irrepetible» el sábado 24 de junio en el Estadio Vicente Calderón de Madrid, según informa Universal Music.

Después de más de un año de preparación se desvela el significado del concepto Más es Más, el proyecto sorpresa que celebra un año muy especial en la carrera del artista y la manera en la que Alejandro Sanz quiere dar las gracias a todos sus seguidores.

Como epicentro de esta celebración, el 24 de junio tendrá lugar en Madrid un concierto «único que ofrecerá la oportunidad de revivir las canciones de su álbum Más y los éxitos más importantes de su carrera, rodeado de un ejército de amigos, en una noche mágica que sólo se vivirá una vez».

Más es Más es el «show en vivo más espectacular que se va a realizar en la carrera de Alejandro Sanz en el mundo». «Con una escenografía diseñada especialmente para la ocasión, reunirá a grandes estrellas nacionales e internacionales, acompañadas del mayor número de músicos que jamás hayan compartido un mismo escenario del artista español», recalca Universal Music.

Las entradas para este concierto se pondrán a la venta el próximo viernes 3 de febrero en www.alejandrosanz.com, www.ticketmaster.es, www.taquillamediaset.es y www.elcorteingles.es.

Más, editado en el verano de 1997, supuso un antes y un después en la carrera del artista y en la historia de la música popular en español. Incluía canciones como Corazón partío y Amiga mía. Con más de 6 millones de discos en todo el mundo, es el álbum más vendido de la historia de la música en España con 2,2 millones de copias hasta la fecha.

A %d blogueros les gusta esto: