• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Archivos de la etiquetas concierto

Manuel Carrasco y Sevilla, un idilio sin límites

Manuel Carrasco y Sevilla, Sevilla y Manuel Carrasco. Tanto monta, monta tanto. Ambos conforman el binomio perfecto de las emociones. Un matrimonio bien avenido que se declara amor eterno en cada encuentro. Cuando ambos se miran a los ojos son capaces de agitar los sentimientos y provocar esa magia casi mística que tan de vez en cuando se da en un espectáculo, pero que cuando ocurre es algo realmente bello (posiblemente y entre otras cosas, por eso mismo, por apenas suceder). Anoche, en el estadio Benito Villamarín, tuvo lugar una de esas extraordinarias ocasiones.

El listón estaba por las nubes con el concierto que ofreció hace tres años en el estadio de La Cartuja y el de las pasadas navidades en la Plaza de España, pero Manuel volvió a salir ayer con toda la cuerda dada desde la inicial «Me dijeron de pequeño» —con una preciosa introducción en off cantándole a su hija el amor que siente por Sevilla— e igualó sus propias marcas anteriores. Incluso, algunos de los presentes hablaban de que las superó. Sea como fuere, 45000 personas gritaron, saltaron, bailaron y lloraron de emocióngracias a un artista en estado de gracia que supo transformar como pocos el lenguaje del alma en armonía.

«Sevilla, estás empeñada en estar presente en los momentos más importantes de mi vida, vamos a darnos el corazón, que es lo que mejor sabemos hacer», gritó enormemente feliz.

Entregado en cuerpo y alma durante las casi tres horas que duró el concierto (acabó casi a la una y media de la mañana entre vistosos fuegos artificiales), el onubense derrochó autenticidad en cada uno de los versos que se proyectaban por las resonancias sureñas de su garganta: a veces con claras reminiscencias flamencas, a veces sonando a pasodoble del mejor carnaval, pero siempre con un sonido netamente enraizado en lo andaluz.

Manuel Carrasco transitó como pez en el agua por los vericuetos del corazón, ésos a través de los cuales accede con suma sutileza a la fibra sensible del oyente. Ya fuese con el clásico desamor («Sabrás», «Y ahora»), empatizando y lanzando fuerzas a todas esas mujeres que sufren el dichoso cáncer de mama («Mujer de las mil batallas»), criticando el maltrato («Que nadie») o insuflando ánimos a los niños enfermos («Siempre fuertes», un tema que dedicó a Elena y Alba, dos niñas de la planta de oncología del hospital Virgen del Rocío que estaban presentes en el concierto).

Asimismo, gracias a canciones como «Ya no», «No dejes de soñar», «Tambores de guerra» o «Déjame ser» y «Uno x uno», coreadas a viva voz desde sus primeras notas, Carrasco erizó la piel de los miles de asistentes. Precisamente tras terminar esta última, el cantautor, que alternó momentos de euforia total (que sea hacían patentes con una sonrisa de oreja a oreja y unas carreras muy stonianas) con otros en los que no ocultaba que estaba visiblemente emocionado, cedió a lo que le dictaba el alma ante tantas sensaciones acumuladas y terminó llorando a lágrima viva.

El cantautor estuvo acompañado por una banda compuesta por seis músicos que rayaron a gran altura durante toda la noche, y que estuvo liderada por su director musical David Carrasco (reputado saxofonista que anteriormente ha tocado con artistas de la talla de Raphael, Fito y Fitipaldis, Jorge Drexler o M-Clan), quien destacó sobremanera en dos extraordinarios solos en «Te busco una estrella» y «Amor planetario».

No obstante, Manuel Carrasco demostró en más de una ocasión (y de dos) a lo largo de la noche que es un artista de voz poderosa y alta expresividad capaz de desarrollar música suntuosa sin ayuda externa.Así quedó más que patente cuando cantó acompañado solo por su guitarra («Menos mal») o sentado al piano («Mi única bandera», tema dedicado a su hija).

En este sentido, queda para el recuerdo de los presentes las bulerías de creación propia dedicados a Sevilla y Triana, a su Semana Santa, a sus fiestas y a sus rincones exquisitos. Cantes que enlazó entre la cerrada ovación con la bella «Yo me quedo en Sevilla», de los míticos Pata Negra. A esa hora, pasada la una de la madrugada, el delirio se había instalado de facto en las gradas y el césped del estadio del Betis. Y ése fue el momento más álgido de dicho estado. Sin duda, una noche para no olvidar y que queda en la retina musical de la ciudad como uno de los más grandes episodios jamás escritos en la capital hispalense.

Alejandro Sanz, sublime en la noche de las sorpresas en el Metropolitano

El 15 de junio de 2019 quedará marcado en el calendario y en la retina de miles de persona como »la perfección hecha concierto». Alejandro Sanz llegó, llenó, cantó y enamoró el estadio del Metropolitano y lo hizo con elegancia que le caracteriza y grandes sorpresas.

Con su estilo personal: americana oscura, pantalones negros con rayas blancas y unas deportivas, Alejandro pisó con paso firme el escenario dispuesto a regalar y regalarse a sí mismo una gran noche.

A las 22:22 horas, el estadio del Atlético de Madrid se fue a negro. Segundos de euforia y nervios para ir recibiendo una a una a todas las personas que componen la banda del maestro. Las pantallas empezaban a vibrar presentándose uno a uno a ritmo de guitarras, batería, piano, percusión. Y así, hasta llegar al punto de origen de todos: Alejandro Sanz.

Se iluminó el escenario, y allí estaba él pantado ante un estadio lleno, sereno, sonriente, feliz. Dio un paso adelante y arrancó el show con con su canción: «Hoy que no estás».

Pronto iban a llegar las sorpresas. La primera que desató la locura en el público fue el arranque de «No tengo nada» porque de la nada, apareció otro grande de nuestro país: Pablo Alborán . Dos de las mejores voces de España, juntas, en un mismo escenario.

Tras ese momento las emociones no frenaron. Alejandro, se arrancó con la versión más flamenca de «El alma al aire», raza y pasión en el escenario arropado por el arte y todo el poderío de Sara Baras, una actuación sublime para una noche épica.

Era #LaGira de Alejandro Sanz, por lo que »nada es previsible». Si las emociones estaban a flor de piel, se sumó a escena Dani Martín, juntos interpretaron con gran complicidad «Lo que fui es lo que soy». En ese mismo instante, miles de personas alzaban al cielo un folio en el que ponía: «Te queremos», Alejandro se emocionó y sólo pudo contestar: «Que me perdonen los seres humanos, porque hoy las mejores personas del mundo están aquí», dijo emocionado y recordó junto a Martín el »gesto de la emoción» que viralizó en su concierto en Barcelona.

Otro momento mágico llegó con «El trato». De repente, todo el estadio empezó a iluminarse con globos tal y como habían prometido días antes en redes sociales. Al igual que la canción dedicada a su hijo Alexander, que se encontraba en el estadio: «Va por tí, cariño.»

Pero si pensaban que las sorpresas habían terminado, nada más lejos de la realidad. El momento cúspide de la noche llegó con los acordes de «Mi persona favorita». El maestro Sanz dijo: «Por favor, quiero que le deis mucho cariño a la siguiente persona, le pedí que viniera, y ha hecho un viaje de miles y miles de kilómetros para estar esta noche aquí, ella es el futuro de la música, fuerte aplauso para Camila Cabello». Los asistentes al concierto no daban crédito a lo que estaban viviendo. Camila llegó con el aura especial que solo ella tiene con un un vestido de flecos y unas botas mosqueteras negras. Juntos erizaron la piel y protagonizaron una actuación perfecta, llena de química y cariño.

Una noche inolvidable que llegaba a su fin. Alejandro, que no quería terminar una de las noches más especiales de su carrera, miró al frente y a modo de suspiro dijo «Y ¿si fuera ella?». Momento nostálgico, que dio paso a la última invitada de la noche, con «Amiga mía» subió al escenario Paty Cantú.

En definitiva, una noche perfecta tal y como él mismo ha dicho en sus redes sociales. Dos horas y media de concierto que cerró con el «Corazón partío». Sin más, Don Alejandro Sanz, el jefe que ha conquistado y reconquistado una noche más Madrid.

Concierto de Backstreet en Madrid: ya han llegado los ‘boys’

Son las once de la mañana y Ioana ha conseguido liderar la plaza de Felipe II. Lleva haciendo noches desde el pasado jueves para ver a los Backstreet: «Por ellos todo. Vi que nadie quería venir a hacer cola y me vine yo sola». Unas cincuenta mujeres- unas sentadas, otras incorporadas comiéndose un bocadillo- se han apuntado a una lista casera para respetar el turno de llegada. ¿El premio? Ver a sus chicos a menos de diez metros.

El sol ha bajado, pero la energía solo sube. Son las ocho y media de la tarde y las puertas ya están abiertas. Por el WiZink Center (Madrid) han pasado cientos de bandas, pero nunca –o al menos eso parece- un grupo de fans como el que está a punto de dejarse la garganta.

El escenario no parece el mismo en el que actuaron artistas como Ed Sheeran o Bruno Mars. De la plataforma nace una pequeña escalinata, por la que en unos minutos bajará el quinteto. El estrado abre espacio a un foso en el que un grupo reducido y privilegiado de fans disfrutarán de los estadounidenses en contrapicado.

Con rigurosa puntualidad se apagan las luces y se encienden las pantallas de los móviles. Las cámaras están preparadas. Pum, Pum. Al sonido estrepitoso le acompaña el rostro de  Nick Carter sobre la pantalla. Los gritos son escandalosos. ¡Pum Pum! Es Kevin Richardson. Pum Pum: Brian Littrell, AJ McLean y Howie Dorough completan la presentación.

La pantalla se divide por la mitad y descubre a los cinco protagonistas que comienzan a entonar su clásico I Wanna Be With You. «I want to be with you, it’s crazy but is true», suena. Las indumentarias no tienen desperdicio, porque no serán una, ni dos, ni tres las veces que se cambiarán de ropa. Con las mismas cazadoras y al ritmo ochentero mueven sus brazos y caderas a la vez.

Los chicos saben a lo que vienen. Conocen a su público a la perfección- un 90% son mujeres- y les dan lo que quieren: muchos besos, algunas carantoñas y, de vez en cuando, un «muy bonitas». El público está como loco mientras canta «I don’t care who you are, where your from, what you did, as long as you love me…».

Pero el momento culmen viene con el tercer modelito. Esta vez no se cambian de vestuario tras las cámaras, lo hacen sobre el escenario haciendo de ello un show. Tras una mampara y conversando por el micrófono van quitándose prenda por prenda y arrojándolas a sus fans a modo de souvenir. Se diría una despedida de soltera a lo grande.

El concierto ha llegado a su ecuador, pero el calor no remite en la segunda parte. Porque los artistas no solo llenan la sala de música, sino que el espectáculo es tan dinámico que recuerda a un circo. Tan pronto desaparecen por debajo del escenario, como vuelven por arriba del mismo. Y a eso se le suma el juego de luces y paisajes que acompañan a cada uno de los temas.

Hora y media después llega la canción más esperada. Aún no se distingue del todo, pero el ambiente habla por sí solo. Únicamente puede ser Everybody. Ni para entrar ni para salir: los Backstreet Boys han introducido este tema como otro cualquiera.

A las 10.45 horas desaparecen del escenario con I Want It That Way. Unos silban con todas sus fuerzas, mientras otros piden «otra, otra». El quinteto ha viajado desde muy lejos para dejarles con las ganas. Así que, vuelven con Don’t Go Breaking My Heart y Larger Than Me.

Ahora sí que sí, tras dos horas de concierto y 34 canciones, los 15.000 asistentes, que acabaron con el aforo del recinto, se marchan a casa. Con seguridad, esta noche Ioana dormirá en su cama más que satisfecha.

Una emocionada Rosalía se corona ante 11.000 silenciosos fans en Madrid

Era un éxito anunciado. Rosalía tan solo necesitó media hora para que volasen ayer las 11.000 entradas del concierto gratuito que ha ofrecido este miércoles por la noche en la Plaza de Colón de Madrid, donde se coronó en la presentación de su segundo álbum, El mal querer, dos días antes de su lanzamiento.

Poco importó la espera a la intemperie para las 11.000 personas que hacían cola desde hacía horas para ver a la cantante del momento, aquella nominada a cinco candidaturas a los Grammy latinos por un disco que no saldrá al mercado hasta este viernes, pero que cosecha ya éxitos como Malamente, con 34 millones de descargas.

La lluvia dio una tregua en esta noche de comunión, aunque no así el frío, pero eso tampoco importó: Rosalía Vila (San Esteban de Sasroviras, Barcelona, 1993) prometía un espectáculo que templaría la noche madrileña con los cálidos ritmos del sur de su característico estilo flamenco que se escuchó con completa devoción.

Y, la mayoría del tiempo, en un inaudito silencio. El concierto adelanto de El mar querer, organizado por Red Bull Music, que también lo emitió en directo, se convirtió en una macro escucha en la que 11.000 personas consiguieron silencios absolutos para prestar atención y saborear las inéditas letras.

En este CD, que la barcelonesa de 25 años tenía ya terminado hace ocho meses, aunque quiso desvelarlo poco a poco, lo primero que tuvo fue el título, que le inspiró una novela, Flamenca, del siglo XIII, según explicaba esta semana a Efe.

Su protagonista es un personaje «con fuerza y poderoso» y «la guía» de los ‘capítulos’ de su disco: Malamente es augurio; Que no salga la luna, la boda; Pienso en tu mirá, los celos; De aquí no sales, la disputa; Reniego, el lamento; Preso —un tema en el que pone la voz Rossy de Palma—, la clausura; Bagdad, la liturgia; Di mi nombre, el éxtasis; Nana, la concepción; Maldición, la cordura, y A ningún hombre, el poder.

Como aquella protagonista, Rosalía apareció fuerte y poderosa en el escenario a las 19:55 horas, casi media hora más tarde de la hora estipulada, aunque el público supo esperar y no metió prisa a la cantante. Se conformó con vitorear a los técnicos de sonido que, de tanto en tanto, aparecían para probar los micrófonos.

«Madrid, buenas noches. No sabéis la ilusión que me hace poder estar esta noche con vosotros. Os quiero mucho, estoy feliz de presentar este nuevo proyecto con vosotros», decía Rosalía tras empezar el show, en el que le acompañaron doce bailarinas vestidas de blanco en contraste con su vestido rojo con volantes en las mangas y la cadera.

Tan emocionada como su joven público, Rosalía hizo gala de su inconfundible voz para presentar los cortes de este álbum producido por el canario El Guincho, de los que ya se conocían Malamente y Pienso en tu mirá y, desde este martes con la publicación de un nuevo y goyesco videoclip, Di mi nombre.

Esos fueron los temas en los que el público se atrevió a acompañar a la cantante y romper el silencio, que solo se vio quebrado por tímidos gritos de «diosa», «reina» o «guapa» de algunos espontáneos a los que el resto de los feligreses ni si quiera siguieron para no afear el momento de comunión.

Colón también enloqueció con Catalina, una conmovedora canción de su anterior trabajo, Los Ángeles, que Rosalía interpretó casi a capela y sin demasiada ayuda de los cuatro cantantes —dos mujeres y dos hombres— que le hicieron los coros.

Y así se rindieron 11.000 personas a Rosalía, y Rosalía a ellas: «Madrid, te quiero», hdijo la cantante tras este breve concierto —duró menos de una hora—, en el que bailó, lloró, rió, se subió a un quad y se dio un baño de masas bajando del escenario para abrazar a algunos afortunados.

Rosalía presentará su nuevo disco con un concierto gratuito este miércoles en la Plaza de Colón de Madrid

La cantante Rosalía interpretará íntegro su nuevo disco, El Mal Querer, en un concierto gratuito que tendrá lugar este miércoles 31 de octubre a las 19:15 horas en la Plaza de Colón de Madrid, tan solo dos días antes de su lanzamiento el viernes 2 de noviembre.

Las entradas para poder acceder al concierto de forma gratuita se podrán descargar desde este mismo martes a las 19:00 horas en esta dirección. El aforo es limitado, solo las personas que hayan conseguido la entrada a través de este link podrán acceder al evento.

Además, el show de la artista —que ha logrado 5 nominaciones en los próximos Grammy Latinos—, se podrá seguir en directo desde cualquier lugar del mundo gracias al canal de YouTube de Red Bull.

Precisamente este martes la cantante ha estrenado su nuevo videoclip: ‘Di mi nombre’

Bon Jovi anuncia que su gira parará en el Wanda Metropolitano el 7 de julio de 2019

Bon Jovi anuncia un único concierto en España dentro de la gira mundial de presentación de su último disco, This house is not for sale.

La cita será el domingo 7 de julio de 2019 en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid.

Las entradas se ponen en venta general el 9 de noviembre en livenation.es., Ticketamaster y El Corte Inglés. Además, los usuarios registrados en Live Nation tendrán acceso a una preventa desde las 10 horas del jueves 8 de noviembre.

Ya está a la venta el nuevo disco de Paul McCartney, ‘Egypt Station’

Y Egypt Station resultó estar en Grand Central Terminal, la estación ferroviaria de Manhattan, el lugar escogido finalmente por el legendario Paul McCartney para presentar en un concierto sorpresa entre «commuters» su último álbum, 15 canciones que dan muestra de la madurez del exBeatle.

Opening Station es la canción, o mejor sonido —se basa en el trasiego de una estación—, que introduce este nuevo elepé presentado ante cerca de 300 personas en un lateral de la gran estación del ferrocarril de Nueva York, «la mejor del mundo», según McCartney.

Cerca de las míticas escalinatas de Grand Central, en el Vanderbilt Hall que da a la calle 42, y ante la férrea seguridad de hasta cuatro policías distintas, el grupo de fans privilegiados pudo disfrutar de un concierto en formato videoclip, muy próximo pero a la vez en una atmósfera catedralicia, propia de la piedra marmórea de la mítica estación ferroviaria.

Desde una suerte de altar, solo iluminado por luces blancas, McCartney fue desgranando sus nuevas canciones a cuenta gotas, puesto que sus míticas composiciones de los Beatles han estado muy presentes en las dos horas de concierto.

Rodeado por ocho cámaras para la retransmisión del evento por un canal de Youtube, McCartney fue desgranando durante el concierto bastantes clásicos de los Beatles, como Can’t buy me love, Blackbird —la tocó solo entre el público tras interrumpirla dos veces bromeando que se había equivocado—, Love me do… hasta acabar, como no, con un Let it be bajo la luz de las velas eléctricas encendidas por el público.

También tuvo tiempo para tocar algunas composiciones de su época con Wings y de su carrera en solitario.

El exBeatle, con cabello cano y camisa blanca, venía a presentar su nuevo disco pero también a recordar quién es: una leyenda del pop-rock de 76 años.

El nuevo álbum, el primero de estudio desde 2013 —ya son 17—, es una invitación al viaje y a descubrir lo desconocido, y algunas de sus canciones fueron apareciendo en un show musical que por unos momentos bloqueó uno de los laterales de Grand Central, por donde pasan cada día cientos de miles de viajeros de las cercanías de Nueva York, los denominados «commuters», lo que obligó a una actuación a fondo de la policía neoyorquina.

McCartney ya llevaba algunos días en la Gran Manzana, apareciendo en algunos programas de televisión y radio, insinuando que algo iba a ocurrir en la ciudad. Pues sucedió y hasta tal punto que el concierto, con 30 minutos de retraso, fue retransmitido en la tarde-noche del viernes por Youtube.

El veterano artista ha llegado a Nueva York una semana después de anunciar las primeras cinco paradas de su gira Freshen Up en Estados Unidos y que comenzó en mayo en Raleigh, Carolina del Norte.

Muchos de los afortunados que pudieron escuchar este viernes en vivo al exBeatle lograron su entrada gracias a un concurso de la empresa de taxis Lyft y no supieron el lugar del concierto hasta pocas horas antes de celebrarse. Muchos se miraban entre ellos sabedores de la suerte que han tenido.

Kiss actuará el 8 de julio en Madrid y dará su primer concierto en Andalucía

El icónico cuarteto de metal Kiss ofrecerá un concierto el 8 de julio en Madrid, según ha anunciado este jueves la promotora, que ha anticipado otra próxima actuación en Andalucía, la primera en sus 45 años de carrera, de la cual dará detalles «en las próximas semanas».

De acuerdo con la nota de prensa remitida a los medios, a su paso por la capital recalarán concretamente en el mismo espacio que visitaron en su última actuación en 2015, el antiguo Palacio de Deportes y ahora WiZink Center.

La nueva cita del grupo capitaneado por Gene Simmons y Paul Stanley tendrá lugar solo un día después de su participación como cabeza de cartel en el festival Rock Fest de Barcelona y antes de recalar el día 14 del mismo mes como grandes estrellas del Resurrection Fest de Viveiro (Lugo).

Las entradas para el concierto en el WiZink Center de Madrid estarán disponibles a partir del próximo lunes a las 10 horas.

Desde su fundación en 1973, el cuarteto neyorquino se hizo mundialmente famoso tanto por una larguísima discografía (20 discos de estudio hasta Monster, de 2012), de la que surgieron éxitos de hard rock y metal como I was made for loving you, como por sus extravagantes maquillajes y vestuario, acordes con los apodos que asumieron (Demon, Starchild, Catman y Spaceman).

Conformada actualmente por el bajista Gene Simmons, el guitarrista Paul Stanley, el batería Eric Singer y el también guitarrista Tommy Thayer, a Kiss se le atribuyen ventas superiores a los 75 millones de copias y en 2013 entró en el Salón de la Fama del Rock and Roll.

Taburete y Hombres G agotan 10.000 entradas de su segundo concierto en Madrid

La gira conjunta de Taburete y Hombres G sigue cosechando éxitos, especialmente en Madrid, tras agotar las 10.000 entradas del aforo previsto del que será su segundo concierto en Madrid, convocado después de que se aseguraran otro lleno total en una primera cita en la ciudad.

Será los días 22 y 28 de diciembre cuando estas dos bandas de similares características musicales pero separadas por casi 30 años de diferencia recalen en el WiZink Center (conocido popularmente como Palacio de los Deportes), dentro del tour titulado Devuélveme mi joda.

Será la primera oportunidad de ver conjuntamente a las bandas capitaneadas por David Summers y Willy Bárcenas tras la forzosa cancelación del concierto que tenían previsto ofrecer el pasado verano en la plaza de toros de Las Ventas, a causa de las deficiencias del recinto.

Desde su nacimiento en 1982, Hombres G ha publicado más de una docena de discos, del álbum homónimo publicado en 1985 hasta En la playa (2011), de los que surgieron himnos como Venezia, Sufre Mamón o Voy a pasármelo bien.

Gran fenómeno de masas en la segunda mitad de la década de los 80 y abanderados de las grandes giras al otro lado del Atlántico por parte de bandas españolas, su extensa carrera obtuvo en 2006 el reconocimiento de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación con un Grammy honorífico.

Tras sus pasos, Taburete ha fraguado una posición de fuerza entre los grupos con mayor poder de convocatoria en directo del país, como demostró su primer lleno ante 14.000 personas en el WiZink Center y en solitario con solo dos discos a sus espaldas: Tres tequilas (2015) y Dr. Charas (2016).

Los artistas emblemáticos de los 80, juntos en Zaragoza para luchar contra el párkinson

Mikel Erentxun, Jaime Urrutia, Javier Ojeda… estos y más artistas que marcaron la década de los 80 se unen en Zaragoza en el marco de las próximas fiestas del Pilar.

El 1980 Pop Festival es un evento solidario que girará por toda España y cuya primera parada es la capital aragonesa. El concierto se celebrará el sábado 14 de octubre en el Pabellón Príncipe Felipe y las entradas tendrán un precio de 30 euros.

Los fondos recaudados irán destinados a la Fundación Curemos el Párkinson, que tiene como objetivo «vencer a la enfermedad a través de proyectos de investigación», según recalca la organización del evento en una nota de prensa.

En el mundo hay más de 6 millones de personas afectadas con esta dolencia que no tiene cura y de la que se desconoce su origen y sus causas. Este concierto ayudará a encontrar una solución a esta grave enfermedad.

A %d blogueros les gusta esto: