• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Archivos de la etiquetas noticias musicales

Última Hora Eurovisión 2019

Tal y como estaba previsto, Holanda ha ganado el Festival de Eurovisión 2019, con la majestuosa interpretación de Duncan Laurence.

España ha quedado vigesimosegunda con 60 puntos, un punto menos que los participantes del año pasado, Amaia y Alfred.

Duncan Laurence – Arcade – Eurovision 2019 Grand Final

Escucha ‘Arcade’ de Duncan Laurence, canción favorita para ganar Eurovisión 2019

Duncan Laurence representa a los Países Bajos este año en Tel Aviv. El nombre real del cantante neerlandés es Duncan de Moor, nacido el 11 de abril de 1994. Conocido por su paso por ‘La Voz’ de Holanda. Es el más claro favorito para ganar el Festival, según las casas de apuestas, además de ser el candidato más buscado en Google durante estos días.

Laurence interpretará al piano y en solitario la canción Arcade, una balada en inglés escrita por él mismo junto a Wouter Hardy y Joel Sjöö. El tema fue inspirado por la historia de un ser querido que murió a corta edad, según Laurence. Describe la búsqueda del amor y la esperanza de alcanzar lo inalcanzable.

Ducan Laurence – Arcade

Candidatos y orden de actuación de la segunda semifinal de Eurovisión 2019

La segunda semifinal del Festival de Eurovisión 2019 se celebrará el 16 de mayo en Tel Aviv. Un total de 18 candidatos competirán por su pase a la gran final del sábado 18 de mayo, a la que tan solo llegarán 10 concursantes de esta fase.

La primera semifinal se celebró el pasado martes 14 de mayo donde se elegió a los otros 10 países que pasan a la final, junto a los miembros del «Big 5», entre los que se encuentra España.

Estados Unidos contará con su propio festival de Eurovisión

El Festival de Eurovisión saltará a EE UU con un formato aún por desarrollar que podría empezar a emitirse «entre 2021 y 2022», según anunciaron este miércoles los responsables de esta adaptación avalada por la Unión Europea de Radiodifusión, propietaria del formato.

La noticia se ha dado a conocer en una rueda de prensa en la que, además de David Goodman como representante de la UER, han comparecido Christer Björkman y Anders Lenhoff, responsables de la producción del Melodifestivalen (la célebre preselección sueca), y Ola Melzig, jefe de producción de la sexagésimo cuarta edición de Eurovisión, que se celebra esta semana en Tel Aviv.

«Representamos los tres pilares que requiere el festival: el concurso, el espectáculo y la producción», señalaron ante los periodistas congregados en un céntrico hotel de la capital israelí.

Según revelaron, fue hace un año en el contexto del festival celebrado en Lisboa cuando comenzaron las negociaciones, que han concluido con la adquisición de la licencia en exclusiva para adaptar este formato a EE UU, con «el objetivo de estar en el aire en 2021 o 2022».

Con la premisa de alcanzar «el mismo nivel de excelencia» que posee el festival matriz, los responsables de la futura versión americana no han ofrecido más detalles sobre sus características formales, por ejemplo si se tratará de una competición musical entre los distintos Estados de EE UU.

La decisión final, han dicho, dependerá de la cadena que finalmente lo emita y podría llevar a que este Eurovisión americano se extienda a lo largo de una temporada completa, con una gran final como colofón.

«Tenemos la experiencia de cómo realizar este formato desde la perspectiva europea y ahora se trata de conciliarlo con la cultura televisiva estadounidense», señalaron responsables, que sí precisaron que al estar los derechos restringidos a EE UU, se descarta la participación de países vecinos como México o Canadá.

El Festival Europeo de la Canción Eurovisión se ha convertido después de 64 años en un gigante mediático y del espectáculo que congrega año tras año a cerca de 200 millones de personas frente al televisor, con un seguimiento masivo incluso en países remotos como Australia, que participa en el concurso desde hace varios años.

Concierto de Backstreet en Madrid: ya han llegado los ‘boys’

Son las once de la mañana y Ioana ha conseguido liderar la plaza de Felipe II. Lleva haciendo noches desde el pasado jueves para ver a los Backstreet: «Por ellos todo. Vi que nadie quería venir a hacer cola y me vine yo sola». Unas cincuenta mujeres- unas sentadas, otras incorporadas comiéndose un bocadillo- se han apuntado a una lista casera para respetar el turno de llegada. ¿El premio? Ver a sus chicos a menos de diez metros.

El sol ha bajado, pero la energía solo sube. Son las ocho y media de la tarde y las puertas ya están abiertas. Por el WiZink Center (Madrid) han pasado cientos de bandas, pero nunca –o al menos eso parece- un grupo de fans como el que está a punto de dejarse la garganta.

El escenario no parece el mismo en el que actuaron artistas como Ed Sheeran o Bruno Mars. De la plataforma nace una pequeña escalinata, por la que en unos minutos bajará el quinteto. El estrado abre espacio a un foso en el que un grupo reducido y privilegiado de fans disfrutarán de los estadounidenses en contrapicado.

Con rigurosa puntualidad se apagan las luces y se encienden las pantallas de los móviles. Las cámaras están preparadas. Pum, Pum. Al sonido estrepitoso le acompaña el rostro de  Nick Carter sobre la pantalla. Los gritos son escandalosos. ¡Pum Pum! Es Kevin Richardson. Pum Pum: Brian Littrell, AJ McLean y Howie Dorough completan la presentación.

La pantalla se divide por la mitad y descubre a los cinco protagonistas que comienzan a entonar su clásico I Wanna Be With You. «I want to be with you, it’s crazy but is true», suena. Las indumentarias no tienen desperdicio, porque no serán una, ni dos, ni tres las veces que se cambiarán de ropa. Con las mismas cazadoras y al ritmo ochentero mueven sus brazos y caderas a la vez.

Los chicos saben a lo que vienen. Conocen a su público a la perfección- un 90% son mujeres- y les dan lo que quieren: muchos besos, algunas carantoñas y, de vez en cuando, un «muy bonitas». El público está como loco mientras canta «I don’t care who you are, where your from, what you did, as long as you love me…».

Pero el momento culmen viene con el tercer modelito. Esta vez no se cambian de vestuario tras las cámaras, lo hacen sobre el escenario haciendo de ello un show. Tras una mampara y conversando por el micrófono van quitándose prenda por prenda y arrojándolas a sus fans a modo de souvenir. Se diría una despedida de soltera a lo grande.

El concierto ha llegado a su ecuador, pero el calor no remite en la segunda parte. Porque los artistas no solo llenan la sala de música, sino que el espectáculo es tan dinámico que recuerda a un circo. Tan pronto desaparecen por debajo del escenario, como vuelven por arriba del mismo. Y a eso se le suma el juego de luces y paisajes que acompañan a cada uno de los temas.

Hora y media después llega la canción más esperada. Aún no se distingue del todo, pero el ambiente habla por sí solo. Únicamente puede ser Everybody. Ni para entrar ni para salir: los Backstreet Boys han introducido este tema como otro cualquiera.

A las 10.45 horas desaparecen del escenario con I Want It That Way. Unos silban con todas sus fuerzas, mientras otros piden «otra, otra». El quinteto ha viajado desde muy lejos para dejarles con las ganas. Así que, vuelven con Don’t Go Breaking My Heart y Larger Than Me.

Ahora sí que sí, tras dos horas de concierto y 34 canciones, los 15.000 asistentes, que acabaron con el aforo del recinto, se marchan a casa. Con seguridad, esta noche Ioana dormirá en su cama más que satisfecha.

Estos son los primeros clasificados para la final de Eurovisión 2019: Portugal se queda fuera y entran Islandia y Australia

Al grito de «Let the show begin!» (¡que empiece el espectáculo!), y pese a las peticiones de boicot, Eurovisión 2019 echó a andar este martes desde Israel con una primera semifinal que elevó a Australia a los cielos y clasificó además a Islandia, Estonia, Bielorrusia, Serbia, Chipre, República Checa, Eslovenia, Grecia y… San Marino.

En la gala, que se celebró por primera vez en Tel Aviv, participaron un total de 17 países, 7 de los cuales se quedaron fuera de la gran final que tendrá lugar el sábado, con la sorpresa del descarte de Portugal, pese a haber figurado entre los favoritos de los 41 contendientes de esta sexagésimo cuarta edición.

Tampoco han conseguido su pase para la última fase Bélgica, Montenegro, Hungría, Polonia, Finlandia y Georgia.

Aunque España tiene su presencia confirmada en la final como miembro del grupo de «los 5 grandes» (Big Five), tanto su audiencia como su jurado pudieron participar en las votaciones de esta semifinal, que se pudo seguir en directo por La 2 de RTVE.

Como curiosidad, en la misma cadena y minutos antes de esta emisión, el músico de ascendencia china Putochinomaricón, muy implicado en causas sociales, llamó al boicot de Eurovisión por la política de Israel respecto a la ocupación ilegal de territorios palestinos.

Durante la gala se emitió un breve extracto de la colorida y festiva actuación del joven español Miki, recibida con aplausos por la hinchada nacional en Israel, país donde la canción también ha caído en gracia.

El programa, que contó asimismo con la actuación de la ganadora de Eurovisión 1998, Dana International, y que fue conducido por la supermodelo Bar Refaeli y sus compatriotas Assi Azar, Erez Tal y Lucy Ayoub, quiso subrayar el lema de esta edición, «Dare to dream» (Atrévete a soñar, en español).

En esa línea, el primer golpe de efecto llegó a través de una recreación del proceso de empoderamiento de la vencedora del certamen en 2018, la israelí Netta, quien surgió ante los espectadores de un gato gigantesco para interpretar una nueva versión de su exitoso Toy.

El turno de actuaciones a concurso le tocó abrirlo a Tamta y sus bailarines con sombrero cordobés, siguiendo con Replay los pasos de su antecesora como representante de Chipre, Eleni Foureira (de hecho sus temas son del mismo autor).

Tras ella mostraron sus bazas el sexteto coral de Montenegro D-Mol (Heaven) y el DJ finés Darude acompañado por Sebastian Rejman (Look Away) con sendos temas y puestas en escena insustanciales.

Desde Polonia participó el cuarteto femenino de folk rock Tulia, que además de por su canción Fire of Love, llamó la atención por sus extravagantes atuendos de inspiración tradicional y sus penachos navideños.

Les siguieron dos de las actuaciones más aplaudidas: la delicadeza de la electrónica minimalista de los eslovenos Zala Kralj & Gasper Santl en Sebi (To Myself) y el colorido y actual pop alternativo de los checos Lake Malawi en Friend of a Friend.

Tras ellos, el emocional Az én apám (My Father), interpretada en húngaro por Joci Pápai; el uptempo de pop comercial Like It de la bielorrusa ZENA; la balada Kruna (The Crown), de la serbia Nevena Bozovic; el jovencísimo belga Eliot, que llamó a la acción con el pop atmosférico Wake Up, y el folk épico del georgiano Oto Nemsadze Keep on Going.

Pero si una actuación despertó la atención de esta primera semifinal fue la fantasía cósmica circense de la australiana Kate Miller Heidke, que entre la lírica y el pop remontó los malos pronósticos iniciales gracias a una escenografía en la que se columpia como un junco para hacer bueno el título de su canción, Zero Gravity.

No le fue a la zaga en poderío visual y sonoro el metal oscuro y electrónico de los islandeses Hatari, con estética «bondage» para atar Hatrið mun sigra (Hate Will Prevail) a la estela de Rammstein.

Por el toque de country bailable del DJ Avicii apostó sin embargo Storm, del guapo estonio Victor Crone, tras el que llegó la singularísima y inclasificable propuesta de ritmo tribal del portugués Conan Osiris (Telemóveis), no entendido por la audiencia, y el medio tiempo Better Love de Katerine Duska, por Grecia.

El remate final fue obra de Serhat con Say Na Na Na por San Marino, cuya clasificación para la final fue otro de los golpes de efecto inesperados del concurso.

YouTube planea un proyecto con Justin Bieber y estrenará un documental de Maluma en junio

YouTube anunció este jueves que está preparando «un proyecto secreto» con Justin Bieber y detalló que el documental de Maluma, Lo Que Era, Lo Que Soy, Lo Que Seré, se estrenará el próximo 5 de junio.

La plataforma digital desveló en un comunicado que sus series y contenidos de producción propia, englobados bajo el sello YouTube Originals, estarán desde ahora disponibles con anuncios para todos los usuarios.

«Mientras el resto de compañías mediáticas levantan muros de pago, nosotros nos dirigimos en la dirección opuesta y ahora tenemos más oportunidades que nunca de asociarnos con anunciantes y compartir nuestros originales aclamados por la crítica con nuestra audiencia global», dijo el director de negocio de la compañía, Robert Kyncl.

Gran parte de las esperanzas de YouTube Originals están puestas en la música. Así, YouTube desvelará el próximo año un proyecto con Justin Bieber del que por ahora no se conocen grandes detalles.

Los responsables del gigante tecnológico destacaron que el fenómeno del canadiense comenzó en YouTube y que su sitio web es todavía un punto de reunión para los fans de Bieber en todo el planeta.

Además, YouTube indicó que el documental Lo Que Era, Lo Que Soy, Lo Que Seré, sobre el reguetonero colombiano Maluma y que se anunció en agosto de 2018, verá la luz el próximo 5 de junio.

«Dirigido por Jessy Terrero, este documental de 90 minutos sigue a Maluma, estrella latina global, rastreando sus humildes orígenes en Colombia y su evolución hasta agotar estadios en todo el mundo. Presenta entrevistas exclusivas y reveladoras con la familia, los amigos y el propio Maluma», aseguró YouTube, que publicó hoy un primer adelanto de esta película.

Además de los regresos de sus series Cobra Kai de artes marciales y What The Fit con el comediante Kevin Hart, YouTube Originals incluyó entre sus apuestas futuras las nuevas temporadas de Impulse y Liza on Demand, la producción interactiva A Heist With Markiplier, o un documental sobre Paris Hilton.

Drake arrasa con 12 premios Billboard en una gala en la que Madonna y Maluma conquistaron al público con ‘Medellín’

El canadiense Drake triunfó este miércoles en los Billboard Music Awards 2019 con 12 galardones, un abultado palmarés con el que se convirtió además en el artista más reconocido de la historia de estas distinciones al sumar ya 27 a lo largo de toda su carrera.

En esta gala, que tuvo lugar en el MGM Garden Arena de Las Vegas (EE UU), Drake se llevó, entre otros, los premios al mejor artista, mejor artista masculino, mejor rapero y mejor álbum por Scorpio.

La rapera estadounidense de origen dominicano Cardi B también tuvo una gran noche al llevarse seis distinciones.

Por detrás de ella se situaron Maroon 5 con cuatro premios y un nutrido grupo de artistas con tres galardones compuesto por Ella Mai, Luke Combs, Lauren Daigle y el reguetonero puertorriqueño Ozuna.

Este cantante hispano, que la pasada semana se alzó con once galardones en los premios Billboard de la Música Latina 2019, se proclamó vencedor en las categorías de mejor artista latino, mejor álbum latino por Aura, y mejor canción latina por Te boté, un tema en el que estuvo acompañado por Casper Mágico, Nio Garcia, Darell, Nicky Jam y Bad Bunny.

La ceremonia comenzó con la actuación de Taylor Swift, que presentó en directo su nuevo single ME! junto a Brendon Urie, que es el líder y cantante del grupo Panic! At the Disco.

Aunque una de las actuaciones más destacadas y esperadas fue la de Madonna y el reguetonero colombiano Maluma, que interpretaron en directo el single Medellín haciendo gala de un vestuario al estilo pirata.

También pasaron por la ciudad del juego otros artistas de renombre como The Jonas Brothers, Ariana Grande, BTS, Halsey, Tori Kelly, Dan + Shay, Khalid o Kelly Clarkson.

Además, los Billboard Music Awards 2019 entregaron el Premio Icono a Mariah Carey, que fue otra de las artistas que actuó en el escenario del MGM Garden Arena de Las Vegas.

Madonna feat. Maluma – Medellín (Billboard Music Awards)

Rosalía se gradúa en el santuario hípster de Coachella

En Coachella, el santuario de la cultura hípster que señala lo que es «cool» o no, se graduó este viernes con nota Rosalía, que dio un concierto incontestable y que llevó con éxito su excitante fusión de flamenco y sonido urbano hasta este festival en el desierto californiano.

Coachella, que tuvo también a otros destacados embajadores latinos como Los Tucanes de Tijuana o Mon Laferte, vivió algunos momentos insólitos que solo se explican por el fenómeno de la española y su creciente eco internacional.

Y es que cientos de personas vibraron este viernes en Indio (California, EE UU) de la mano de una actuación con incontables homenajes al flamenco, muchas referencias a la cultura y la vida en el extrarradio urbano en España, una versión de Te estoy amando locamente de Las Grecas, y en el que hasta el público, no solo hispano, se animó a gritar «olé» y dar unas palmas.

Con chaqueta y pantalón de cuero rojo y un top negro, Rosalía se presentó sobre el escenario con la baza ganadora de Pienso en tu mirá, uno de los temas más conocidos de su alabadísimo disco El mal querer (2018).

Seis bailarinas, completamente vestidas de blanco, más cuatro coristas y su «hermano» El Guincho, al mando de la base instrumental, escoltaron a Rosalía en un concierto impecable tanto en lo musical como en su detalladísima apuesta visual.

Habría que revisar al milímetro los veinte años de historia del festival, pero es más que probable que hasta la llegada de Rosalía el flamenco no hubiera sonado jamás en Coachella, donde este viernes se pudieron escuchar canciones como Que no salga la luna o A ningún hombre.

«Quiero practicar mi inglés con vosotros. Vengo de Barcelona, que está muy muy lejos. Y significa mucho para mí estar aquí», afirmó la cantante en el ecuador de un concierto de unos 50 minutos que tuvo lugar en uno de los escenarios medianos de Coachella.

No obstante, los momentos más vitoreados del concierto correspondieron a las canciones de Rosalía que más beben de ritmos urbanos, como Liturgia o Brillo.

La recta final se apuntó a las coreografías enérgicas y las bases potentes gracias a Con altura, que plantó la pica del reguetón en el centro mundial de la cultura alternativa y de aire snob.

Y para el remate reservó Malamente, recibida con gritos desde que sonaron sus primeros acordes y con la que Rosalía, que en las próximas semanas tiene conciertos en ciudades estadounidenses como Los Ángeles o Nueva York, se despidió del público por todo lo alto y con una enorme sonrisa: «‘All my love’, se os quiere».

Rosalía, que actuó antes de cabezas de cartel de la jornada inaugural de Coachella como Childish Gambino o Janelle Monáe, no fue la única representante latina de un Coachella más hispano que nunca.

Leyendas de la música mexicana, Los Tucanes de Tijuana actuaron a primera hora de la tarde y demostraron que el género norteño, la cumbia o los corridos también se pueden colar entre un evento entregado a la música electrónica y el rap.

La banda liderada por Mario Quintero interpretó temas como El baile del tucanazo o La chica sexy con tanto éxito que hasta se quedaron sin tiempo: su segunda interpretación de La chona fue cortada, entre pitos de un público con gran presencia mexicana, por la organización del festival, que desconectó los amplificadores porque el grupo se había pasado del horario previsto.

Con un enfoque radicalmente diferente, la chilena Mon Laferte presumió de ardiente pasión latina en un concierto de aroma clásico, casi de club nocturno de cine negro, que apostó por ritmos como el mambo, la salsa o la cumbia.

Desgarradora en ocasiones y muy seducatora en otras, la cantante, rodeada por una orquesta de lujo con vientos incluidos, brilló con temas como Mi buen amor, Celos o Tu falta de querer.

La delegación latina también contó con el «neoperreo» de la chilena Tomasa del Real y el rock entre ruidoso y melódico de las costarricenses Las Robertas.

El country-pop de Kacey Musgraves, que ganó el premio al álbum del año en los últimos Grammy, y el rap emergente y muy versátil de Tierra Whack o Anderson. Paak fueron otras opciones destacadas de Coachella en la primera de sus tres jornadas de fiesta, que el sábado y el domingo incluirán actuaciones como las de J Balvin, Bad Bunny, Ariana Grande, Billie Eilish o Tame Impala.

Sale a la luz ‘SOS’, el primer tema póstumo de Avicii

Este jueves ha salido a la luz SOS, el primer tema póstumo del DJ sueco Avicii, que se quitó la vida el pasado 20 de abril de 2018 conmocionando al mundo de la música.

El tema se encontrará dentro del disco TIM —una referencia a su nombre real, Tim Bergling— el primer disco que se publicará desde su fallecimiento y que saldrá a la venta el próximo 6 de junio. Aloe Blacc es el encargado de poner voz a la canción.

Spotify ha publicado en Instagram un mensaje de la familia del artista sueco con el fin de ayudar a todas las personas que se encuentren en una situación similar a la del DJ: «La familia de Avicii nos ha pedido que compartamos su nueva canción con sus fans de todas las partes del mundo. Si tú o alguien que conozcas está pasando por algo parecido, no estáis solos.»

Levels supuso para Avicii la fama mundial; el tema se coló en las listas de éxitos de todo el planeta y consiguió que su nombre no faltara en ninguna discoteca del planeta.

True fue su primer álbum y logró con él más de dos millones de discos vendidos, convirtiendose así en un DJ relevante, no solo del panorama europeo sino del dance global.

Wake Me Up (número uno en España, Reino Unido, Francia, Alemania…), You Make Me, Hey Brother o Addicted to You eran éxitos que también se encontraban dentro del proyecto True.

El sueco consiguió convertirse con un hit detrás de otro en un artista imprescindible dentro de las listas de música dance de todo el planeta.

En 2015 continuó este éxito con la publicación de Stories, dentro de este disco el mayor hit fue Waiting For Love. Hay que citar también The Days, primer single junto a Robbie Williams.

AVĪCI (01) fue el último proyecto musical que el DJ sueco publicó en vida. Dentro de este proyecto se encontraba Lonely Together junto a Rita Ora. El videoclip de la canción consiguió superar la cifra de los 127 millones de visitas a nivel mundial.

Avicii feat. Aloe Blacc – SOS

A %d blogueros les gusta esto: