• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Archivo mensual abril 13, 2019

Rosalía se gradúa en el santuario hípster de Coachella

En Coachella, el santuario de la cultura hípster que señala lo que es «cool» o no, se graduó este viernes con nota Rosalía, que dio un concierto incontestable y que llevó con éxito su excitante fusión de flamenco y sonido urbano hasta este festival en el desierto californiano.

Coachella, que tuvo también a otros destacados embajadores latinos como Los Tucanes de Tijuana o Mon Laferte, vivió algunos momentos insólitos que solo se explican por el fenómeno de la española y su creciente eco internacional.

Y es que cientos de personas vibraron este viernes en Indio (California, EE UU) de la mano de una actuación con incontables homenajes al flamenco, muchas referencias a la cultura y la vida en el extrarradio urbano en España, una versión de Te estoy amando locamente de Las Grecas, y en el que hasta el público, no solo hispano, se animó a gritar «olé» y dar unas palmas.

Con chaqueta y pantalón de cuero rojo y un top negro, Rosalía se presentó sobre el escenario con la baza ganadora de Pienso en tu mirá, uno de los temas más conocidos de su alabadísimo disco El mal querer (2018).

Seis bailarinas, completamente vestidas de blanco, más cuatro coristas y su «hermano» El Guincho, al mando de la base instrumental, escoltaron a Rosalía en un concierto impecable tanto en lo musical como en su detalladísima apuesta visual.

Habría que revisar al milímetro los veinte años de historia del festival, pero es más que probable que hasta la llegada de Rosalía el flamenco no hubiera sonado jamás en Coachella, donde este viernes se pudieron escuchar canciones como Que no salga la luna o A ningún hombre.

«Quiero practicar mi inglés con vosotros. Vengo de Barcelona, que está muy muy lejos. Y significa mucho para mí estar aquí», afirmó la cantante en el ecuador de un concierto de unos 50 minutos que tuvo lugar en uno de los escenarios medianos de Coachella.

No obstante, los momentos más vitoreados del concierto correspondieron a las canciones de Rosalía que más beben de ritmos urbanos, como Liturgia o Brillo.

La recta final se apuntó a las coreografías enérgicas y las bases potentes gracias a Con altura, que plantó la pica del reguetón en el centro mundial de la cultura alternativa y de aire snob.

Y para el remate reservó Malamente, recibida con gritos desde que sonaron sus primeros acordes y con la que Rosalía, que en las próximas semanas tiene conciertos en ciudades estadounidenses como Los Ángeles o Nueva York, se despidió del público por todo lo alto y con una enorme sonrisa: «‘All my love’, se os quiere».

Rosalía, que actuó antes de cabezas de cartel de la jornada inaugural de Coachella como Childish Gambino o Janelle Monáe, no fue la única representante latina de un Coachella más hispano que nunca.

Leyendas de la música mexicana, Los Tucanes de Tijuana actuaron a primera hora de la tarde y demostraron que el género norteño, la cumbia o los corridos también se pueden colar entre un evento entregado a la música electrónica y el rap.

La banda liderada por Mario Quintero interpretó temas como El baile del tucanazo o La chica sexy con tanto éxito que hasta se quedaron sin tiempo: su segunda interpretación de La chona fue cortada, entre pitos de un público con gran presencia mexicana, por la organización del festival, que desconectó los amplificadores porque el grupo se había pasado del horario previsto.

Con un enfoque radicalmente diferente, la chilena Mon Laferte presumió de ardiente pasión latina en un concierto de aroma clásico, casi de club nocturno de cine negro, que apostó por ritmos como el mambo, la salsa o la cumbia.

Desgarradora en ocasiones y muy seducatora en otras, la cantante, rodeada por una orquesta de lujo con vientos incluidos, brilló con temas como Mi buen amor, Celos o Tu falta de querer.

La delegación latina también contó con el «neoperreo» de la chilena Tomasa del Real y el rock entre ruidoso y melódico de las costarricenses Las Robertas.

El country-pop de Kacey Musgraves, que ganó el premio al álbum del año en los últimos Grammy, y el rap emergente y muy versátil de Tierra Whack o Anderson. Paak fueron otras opciones destacadas de Coachella en la primera de sus tres jornadas de fiesta, que el sábado y el domingo incluirán actuaciones como las de J Balvin, Bad Bunny, Ariana Grande, Billie Eilish o Tame Impala.

Ya está aquí ‘Presiento’, la colaboración de Aitana y Morat

Por fin podemos escuchar ‘Presiento’, la esperada colaboración de Aitana y Morat.

La cantante lleva meses trabajando con el grupo en este tema que pretende ser todo un éxito.

Morat y Aitana – Presiento

Sale a la luz ‘SOS’, el primer tema póstumo de Avicii

Este jueves ha salido a la luz SOS, el primer tema póstumo del DJ sueco Avicii, que se quitó la vida el pasado 20 de abril de 2018 conmocionando al mundo de la música.

El tema se encontrará dentro del disco TIM —una referencia a su nombre real, Tim Bergling— el primer disco que se publicará desde su fallecimiento y que saldrá a la venta el próximo 6 de junio. Aloe Blacc es el encargado de poner voz a la canción.

Spotify ha publicado en Instagram un mensaje de la familia del artista sueco con el fin de ayudar a todas las personas que se encuentren en una situación similar a la del DJ: «La familia de Avicii nos ha pedido que compartamos su nueva canción con sus fans de todas las partes del mundo. Si tú o alguien que conozcas está pasando por algo parecido, no estáis solos.»

Levels supuso para Avicii la fama mundial; el tema se coló en las listas de éxitos de todo el planeta y consiguió que su nombre no faltara en ninguna discoteca del planeta.

True fue su primer álbum y logró con él más de dos millones de discos vendidos, convirtiendose así en un DJ relevante, no solo del panorama europeo sino del dance global.

Wake Me Up (número uno en España, Reino Unido, Francia, Alemania…), You Make Me, Hey Brother o Addicted to You eran éxitos que también se encontraban dentro del proyecto True.

El sueco consiguió convertirse con un hit detrás de otro en un artista imprescindible dentro de las listas de música dance de todo el planeta.

En 2015 continuó este éxito con la publicación de Stories, dentro de este disco el mayor hit fue Waiting For Love. Hay que citar también The Days, primer single junto a Robbie Williams.

AVĪCI (01) fue el último proyecto musical que el DJ sueco publicó en vida. Dentro de este proyecto se encontraba Lonely Together junto a Rita Ora. El videoclip de la canción consiguió superar la cifra de los 127 millones de visitas a nivel mundial.

Avicii feat. Aloe Blacc – SOS

Rosalía, Bad Bunny o Javiera Mena: el festival Coachella se contagia de la fiebre latina

El Coachella, el gran festival hípster de música que se celebra en Calfornia (del 12 al 14 y 19 al 21 de abril) no ha tenido miramientos en mezclar dos de los estilos más de moda del momento. En la programación de este año irrumpe lo latino.

El colombiano J Balvin, la española Rosalía, el puertorriqueño Bad Bunny, los mexicanos Los Tucanes de Tijuana y las chilenas Javiera Mena y Mon Laferte son algunos de los embajadores latinos que acudirán a Indio, la ciudad en el desierto californiano donde se celebrará Coachella en dos fines de semana consecutivos de abril: del 12 al 14 y 19 al 21.

Conocido por ser uno de los eventos musicales más influyentes del mundo y por los numerosos famosos que acuden como público, Coachella festejará su vigésimo aniversario con Ariana Grande, Tame Impala y Childish Gambino como máximos reclamos. Pero una de las noticias que dejó la presentación de su edición de 2019 fue la notable presencia de música latina, algo que no siempre fue así.

Y es que aunque «Despacito» reventó récords, el reguetón conquistó discotecas en todo el mundo, Bad Bunny convenció a Drake para cantar en español, J Balvin se alió con Beyoncé en Mi gente, y Camila Cabello abrió los Grammy con Havana, por citar ejemplos recientes, Coachella se había mostrado reacio a sumarse a la pasión latina hasta hace poco.

En el primer Coachella de 1999, la minúscula parte latina quedó cubierta con Los Amigos Invisibles y At The Drive-In. Con el paso de los años, Coachella contó esporádicamente con artistas como Julieta Venegas, Carla Morrison, Caifanes o Kinky, e incluso algunos como Café Tacvba u Ozomatli tocaron en varias ocasiones.

La escasa presencia latina llamaba la atención en un festival de California, donde casi 4 de cada 10 personas son hispanas. La situación comenzó a cambiar en 2018 con las actuaciones de Cardi B, Los Ángeles Azules, Kali Uchis, Miguel o Princess Nokia.

Pero este año, Goldenvoice, la poderosa promotora detrás de Coachella, ha dado un golpe en la mesa con eco latino al incorporar entre sus nombres en mayúsculas a estrellas hispanas del género urbano como J Balvin o Bad Bunny.

Figuras en ascenso sideral como Rosalía y artistas contrastadas como Mon Laferte comparten espacio con leyendas como Los Tucanes de Tijuana, un llamativo fichaje que llevará el género norteño a los oídos del público alternativo.

La delegación hispana podrá presumir de variedad estilística: habrá electropop con Javiera Mena, reguetón con Tomasa del Real, guitarras «indies» con Las Robertas, rock progresivo con Chon, cumbia y fusión con Ocho Ojos, música disco con Cola Boyy.

Y aprovechando Coachella, Goldenvoice ha organizado en Indio el 17 de abril Chella – Celebrando a la Comunidad, un minifestival latino liderado por Los Tucanes de Tijuana y Mon Laferte.

«Es un cartel muy de 2019», indicó en enero a Los Angeles Times el cofundador de Coachella, Paul Tollett, que es el máximo responsable de la programación pero que aparece muy poco en los medios. Fuentes del festival señalaron que Tollett «está muy orgulloso de la diversidad» de este año.

Las Robertas, el primer grupo costarricense en visitar Coachella, apuntó que la «visibilización» de los latinos en EE UU ha podido potenciar el interés del evento por lo hispano. «Hay una comunidad latina grande aquí. Y, en general, el reguetón es algo ya como mundial», explicó el batería Fabrizio Durán.

«Creo que Coachella lo hace gente súper inteligente y quieren que todo lo bacán esté allí. Y obvio que lo bacán es lo que está pasando en el ‘underground'», dijo Tomasa del Real. «Es un logro, un golazo y una celebración», comentó esta chilena que es referente del «neoperreo».

Y con una mirada más empresarial, la vicepresidenta de Billboard, Leila Cobo, afirmó que es «importantísimo» que haya tantos latinos en eventos como Coachella.

«Estos festivales no lo están haciendo por cumplir (…). Tienen una audiencia en donde necesariamente hay latinos y están programando para latinos que nunca habían encontrado algo así para ver. No creo que estén yendo por Bad Bunny necesariamente: van a ir de todas formas. Pero que les des algo latino me parece súper lógico», dijo.

«Nunca entendí por qué antes no se hacía más. Si sabes que hay un público latino, ¿por qué no dárselo? Lo bueno es que ahora es una apuesta de: ‘Bien, le estoy dando esto no solo al público latino sino que estoy apostando a que la gente no latina también le va a interesar’. Por eso Bad Bunny y J Balvin son cabezas de cartel», agregó.

Escucha aquí, el podcast de «La Isla de la Música»

Ya tenéis disponible, el podcast de «La Isla de la Música» de esta semana.

Disfruta cuantas veces quieras de la colaboración de Alejandro Sanz con Camila Cabello, y muchas mas cosas que te ofrecemos en estas 2 horas de radio entretenida.

Haz clic aquí para escucharlo!!!!

Haz clic aqui para escucharnos

Rosalía reivindica la legalización del aborto en su concierto de México

La cantante Rosalía ha sido aclamada en el concierto ofrecido este sábado en las afueras de Ciudad de México al reivindicar el aborto libre en ese país. La artista cantó el tema A ningún hombre, cuya letra comienza diciendo «A ningún hombre consiento que dicte mi sentencia», con un pañuelo verde en la mano a favor de la legalización del aborto en México.

Este ha sido el primer espectáculo que ofrece esta revelación española en tierras mexicanas, donde el público se entregó por completo. «¿Por qué tanto cariño? Si nosotros venimos de muy lejos», preguntó la artista entre pícara y sorprendida, tras constatar el cálido recibimiento que le brindó el público del festival Ceremonia, celebrado a unos 80 kilómetros de la capital mexicana.

Y es que a nadie debía asombrar esa enorme acogida tras el éxito que tuvo esta misma semana la cantante de 25 años en Argentina y Chile, y más siendo México uno de los países latinoamericanos con una relación más estrecha con la cultura española.

Rosalía (Sant Esteve Sesrovires, Barcelona, 1993) supo colocarse rápidamente el público en el bolsillo al abrir el espectáculo con su ya célebre Pienso en tu mirá, una mezcla de ritmos urbanos y flamenco que llevó al público mexicano a desgastar sus palmas al mismo nivel que sus caderas.

Pero la catalana no viajó 9.000 kilómetros solo para hacer bailar al público. Y decidió erizar la piel de los asistentes recuperando sus inicios más flamencos, que le permitieron proyectar un chorro de voz con el que acalló a quienes la critican por cantar flamenco sin ser gitana.

Las lágrimas con las que Rosalía interpretó Catalina traspasaron el escenario y las tres pantallas gigantes que lo rodeaban para deslizarse por las mejillas de un público conmovido y estupefacto ante sus apasionados cánticos.

Una pasión plasmada en el intenso color rojo con el que vestía la artista, quien estuvo acompañada de un elenco de seis bailarinas que coreografiaron hasta el más mínimo detalle sus éxitos Bagdad y Di mi nombre.

La catalana optó por secar las lágrimas del público con su versátil repertorio, que la llevó tanto a versionar Te estoy amando locamente de las Grecas como a jugar con los asistentes al ritmo de sucesivos «olés».

Su aplomo en el escenario había encandilado tanto al público que la joven se permitió el lujo de interrumpir el concierto durante un minuto para hacerse un selfie proyectada en las pantallas gigantes con un filtro que le dio unos rasgos más aniñados.

Y es que esta voluntad de experimentar fue la que llevó a Rosalía a lanzar la semana pasada Con altura, un sencillo con el que se bautizó en el reguetón de la mano del padrino de este género, el colombiano J Balvin.

Con esta canción, Rosalía permitió al público recuperar el «perreo» que unas horas antes había traído su paisana Bad Gyal, quien hizo vibrar a los asistentes con bailes desafiantes y su mezcla de ritmos urbanos y jamaicanos.

El broche de oro de la noche llegó de la mano de Malamente, sencillo que en poco más de un año ha convertido el trá-trá de Rosalía en un sonido universal proyectado hasta en las pantallas de Times Square de Nueva York.

Y es que el estallido internacional de la catalana ha sido muy reciente, con el lanzamiento de su segundo álbum, El mal querer (2018), aclamado por la crítica y premiado con dos Gramy latino.

Un impulso que parece imparable para la cantante, que se encuentra en plena gira que la llevará por escenarios de América Latina, Estados Unidos y Europa en los que esperan escuchar su Malamente.

Con esta canción, el público mexicano selló su relación de amor con Rosalía, a quien prometió «no perder ni un minuto en volver a pensarte malamente».

A %d blogueros les gusta esto: