• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Category Archive coachella

El festival de Coachella, aplazado hasta octubre por el coronavirus

El festival de música Coachella (California, EE UU), uno de los más importantes del mundo, no celebrará su próxima edición en abril como precaución ante la alarma por el coronavirus, que ha obligado a aplazar el encuentro hasta el próximo mes de octubre.

«Bajo la dirección de las autoridades sanitarias locales debemos confirmar con tristeza el aplazamiento de Coachella y Stagecoach por la preocupación causada por el COVID-19», indicó este martes la organización en un comunicado publicado en sus redes sociales.

Las nuevas fechas de Coachella, que se celebra en California durante dos fines de semana, serán el 9, 10 y 11 de octubre, y el 16, 17 y 18 de ese mismo mes.

Su festival hermano, Stagecoach, se organizará ahora del 23 al 25 de octubre.

Inicialmente, Coachella iba a celebrarse como cada año en plena primavera, del 10 al 12 de abril y del 17 al 19 del mismo mes.

«Esta decisión llega en un momento de incertidumbre universal, nos tomamos muy en serio la seguridad y salud de nuestros asistentes, equipo y comunidad», indicó el escrito, en el que se anima a que todos «sigan las guías y protocolos de prevención indicados por las autoridades».

Todas las entradas compradas para abril valdrán en octubre, prometió la organización, que dispondrá desde el 13 de marzo de información para aquellos que quieran recuperar su dinero y devolver los pases.

De momento, sin cambios en el programa
Frank Ocean, Travis Scott, Rage Against the Machine, Calvin Harris, Thom Yorke y Lana del Rey eran varios de los cabezas de cartel para esta edición de Coachella, que por el momento no ha anunciado cambios en su oferta musical programada.

La confirmación llega después de conocer la semana pasada que dos de los eventos musicales más importantes de EE UU, el festival SXSW de Austin (Texas) y el Ultra Music Festival de Miami (Florida), también fueran cancelados por el coronavirus.

Además, Madonna anuló dos conciertos en París, Maluma en Grecia, las estrellas del K-pop BTS en Corea del Sur y las bandas Green Day y A-ha hicieron lo mismo con su gira por Asia, entre otros artistas musicales afectados por la crisis.

Rosalía se gradúa en el santuario hípster de Coachella

En Coachella, el santuario de la cultura hípster que señala lo que es «cool» o no, se graduó este viernes con nota Rosalía, que dio un concierto incontestable y que llevó con éxito su excitante fusión de flamenco y sonido urbano hasta este festival en el desierto californiano.

Coachella, que tuvo también a otros destacados embajadores latinos como Los Tucanes de Tijuana o Mon Laferte, vivió algunos momentos insólitos que solo se explican por el fenómeno de la española y su creciente eco internacional.

Y es que cientos de personas vibraron este viernes en Indio (California, EE UU) de la mano de una actuación con incontables homenajes al flamenco, muchas referencias a la cultura y la vida en el extrarradio urbano en España, una versión de Te estoy amando locamente de Las Grecas, y en el que hasta el público, no solo hispano, se animó a gritar «olé» y dar unas palmas.

Con chaqueta y pantalón de cuero rojo y un top negro, Rosalía se presentó sobre el escenario con la baza ganadora de Pienso en tu mirá, uno de los temas más conocidos de su alabadísimo disco El mal querer (2018).

Seis bailarinas, completamente vestidas de blanco, más cuatro coristas y su «hermano» El Guincho, al mando de la base instrumental, escoltaron a Rosalía en un concierto impecable tanto en lo musical como en su detalladísima apuesta visual.

Habría que revisar al milímetro los veinte años de historia del festival, pero es más que probable que hasta la llegada de Rosalía el flamenco no hubiera sonado jamás en Coachella, donde este viernes se pudieron escuchar canciones como Que no salga la luna o A ningún hombre.

«Quiero practicar mi inglés con vosotros. Vengo de Barcelona, que está muy muy lejos. Y significa mucho para mí estar aquí», afirmó la cantante en el ecuador de un concierto de unos 50 minutos que tuvo lugar en uno de los escenarios medianos de Coachella.

No obstante, los momentos más vitoreados del concierto correspondieron a las canciones de Rosalía que más beben de ritmos urbanos, como Liturgia o Brillo.

La recta final se apuntó a las coreografías enérgicas y las bases potentes gracias a Con altura, que plantó la pica del reguetón en el centro mundial de la cultura alternativa y de aire snob.

Y para el remate reservó Malamente, recibida con gritos desde que sonaron sus primeros acordes y con la que Rosalía, que en las próximas semanas tiene conciertos en ciudades estadounidenses como Los Ángeles o Nueva York, se despidió del público por todo lo alto y con una enorme sonrisa: «‘All my love’, se os quiere».

Rosalía, que actuó antes de cabezas de cartel de la jornada inaugural de Coachella como Childish Gambino o Janelle Monáe, no fue la única representante latina de un Coachella más hispano que nunca.

Leyendas de la música mexicana, Los Tucanes de Tijuana actuaron a primera hora de la tarde y demostraron que el género norteño, la cumbia o los corridos también se pueden colar entre un evento entregado a la música electrónica y el rap.

La banda liderada por Mario Quintero interpretó temas como El baile del tucanazo o La chica sexy con tanto éxito que hasta se quedaron sin tiempo: su segunda interpretación de La chona fue cortada, entre pitos de un público con gran presencia mexicana, por la organización del festival, que desconectó los amplificadores porque el grupo se había pasado del horario previsto.

Con un enfoque radicalmente diferente, la chilena Mon Laferte presumió de ardiente pasión latina en un concierto de aroma clásico, casi de club nocturno de cine negro, que apostó por ritmos como el mambo, la salsa o la cumbia.

Desgarradora en ocasiones y muy seducatora en otras, la cantante, rodeada por una orquesta de lujo con vientos incluidos, brilló con temas como Mi buen amor, Celos o Tu falta de querer.

La delegación latina también contó con el «neoperreo» de la chilena Tomasa del Real y el rock entre ruidoso y melódico de las costarricenses Las Robertas.

El country-pop de Kacey Musgraves, que ganó el premio al álbum del año en los últimos Grammy, y el rap emergente y muy versátil de Tierra Whack o Anderson. Paak fueron otras opciones destacadas de Coachella en la primera de sus tres jornadas de fiesta, que el sábado y el domingo incluirán actuaciones como las de J Balvin, Bad Bunny, Ariana Grande, Billie Eilish o Tame Impala.

Rosalía, Bad Bunny o Javiera Mena: el festival Coachella se contagia de la fiebre latina

El Coachella, el gran festival hípster de música que se celebra en Calfornia (del 12 al 14 y 19 al 21 de abril) no ha tenido miramientos en mezclar dos de los estilos más de moda del momento. En la programación de este año irrumpe lo latino.

El colombiano J Balvin, la española Rosalía, el puertorriqueño Bad Bunny, los mexicanos Los Tucanes de Tijuana y las chilenas Javiera Mena y Mon Laferte son algunos de los embajadores latinos que acudirán a Indio, la ciudad en el desierto californiano donde se celebrará Coachella en dos fines de semana consecutivos de abril: del 12 al 14 y 19 al 21.

Conocido por ser uno de los eventos musicales más influyentes del mundo y por los numerosos famosos que acuden como público, Coachella festejará su vigésimo aniversario con Ariana Grande, Tame Impala y Childish Gambino como máximos reclamos. Pero una de las noticias que dejó la presentación de su edición de 2019 fue la notable presencia de música latina, algo que no siempre fue así.

Y es que aunque «Despacito» reventó récords, el reguetón conquistó discotecas en todo el mundo, Bad Bunny convenció a Drake para cantar en español, J Balvin se alió con Beyoncé en Mi gente, y Camila Cabello abrió los Grammy con Havana, por citar ejemplos recientes, Coachella se había mostrado reacio a sumarse a la pasión latina hasta hace poco.

En el primer Coachella de 1999, la minúscula parte latina quedó cubierta con Los Amigos Invisibles y At The Drive-In. Con el paso de los años, Coachella contó esporádicamente con artistas como Julieta Venegas, Carla Morrison, Caifanes o Kinky, e incluso algunos como Café Tacvba u Ozomatli tocaron en varias ocasiones.

La escasa presencia latina llamaba la atención en un festival de California, donde casi 4 de cada 10 personas son hispanas. La situación comenzó a cambiar en 2018 con las actuaciones de Cardi B, Los Ángeles Azules, Kali Uchis, Miguel o Princess Nokia.

Pero este año, Goldenvoice, la poderosa promotora detrás de Coachella, ha dado un golpe en la mesa con eco latino al incorporar entre sus nombres en mayúsculas a estrellas hispanas del género urbano como J Balvin o Bad Bunny.

Figuras en ascenso sideral como Rosalía y artistas contrastadas como Mon Laferte comparten espacio con leyendas como Los Tucanes de Tijuana, un llamativo fichaje que llevará el género norteño a los oídos del público alternativo.

La delegación hispana podrá presumir de variedad estilística: habrá electropop con Javiera Mena, reguetón con Tomasa del Real, guitarras «indies» con Las Robertas, rock progresivo con Chon, cumbia y fusión con Ocho Ojos, música disco con Cola Boyy.

Y aprovechando Coachella, Goldenvoice ha organizado en Indio el 17 de abril Chella – Celebrando a la Comunidad, un minifestival latino liderado por Los Tucanes de Tijuana y Mon Laferte.

«Es un cartel muy de 2019», indicó en enero a Los Angeles Times el cofundador de Coachella, Paul Tollett, que es el máximo responsable de la programación pero que aparece muy poco en los medios. Fuentes del festival señalaron que Tollett «está muy orgulloso de la diversidad» de este año.

Las Robertas, el primer grupo costarricense en visitar Coachella, apuntó que la «visibilización» de los latinos en EE UU ha podido potenciar el interés del evento por lo hispano. «Hay una comunidad latina grande aquí. Y, en general, el reguetón es algo ya como mundial», explicó el batería Fabrizio Durán.

«Creo que Coachella lo hace gente súper inteligente y quieren que todo lo bacán esté allí. Y obvio que lo bacán es lo que está pasando en el ‘underground'», dijo Tomasa del Real. «Es un logro, un golazo y una celebración», comentó esta chilena que es referente del «neoperreo».

Y con una mirada más empresarial, la vicepresidenta de Billboard, Leila Cobo, afirmó que es «importantísimo» que haya tantos latinos en eventos como Coachella.

«Estos festivales no lo están haciendo por cumplir (…). Tienen una audiencia en donde necesariamente hay latinos y están programando para latinos que nunca habían encontrado algo así para ver. No creo que estén yendo por Bad Bunny necesariamente: van a ir de todas formas. Pero que les des algo latino me parece súper lógico», dijo.

«Nunca entendí por qué antes no se hacía más. Si sabes que hay un público latino, ¿por qué no dárselo? Lo bueno es que ahora es una apuesta de: ‘Bien, le estoy dando esto no solo al público latino sino que estoy apostando a que la gente no latina también le va a interesar’. Por eso Bad Bunny y J Balvin son cabezas de cartel», agregó.

A %d blogueros les gusta esto: