• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Archivo de la etiqueta backstreet boys

Concierto de Backstreet en Madrid: ya han llegado los ‘boys’

Son las once de la mañana y Ioana ha conseguido liderar la plaza de Felipe II. Lleva haciendo noches desde el pasado jueves para ver a los Backstreet: «Por ellos todo. Vi que nadie quería venir a hacer cola y me vine yo sola». Unas cincuenta mujeres- unas sentadas, otras incorporadas comiéndose un bocadillo- se han apuntado a una lista casera para respetar el turno de llegada. ¿El premio? Ver a sus chicos a menos de diez metros.

El sol ha bajado, pero la energía solo sube. Son las ocho y media de la tarde y las puertas ya están abiertas. Por el WiZink Center (Madrid) han pasado cientos de bandas, pero nunca –o al menos eso parece- un grupo de fans como el que está a punto de dejarse la garganta.

El escenario no parece el mismo en el que actuaron artistas como Ed Sheeran o Bruno Mars. De la plataforma nace una pequeña escalinata, por la que en unos minutos bajará el quinteto. El estrado abre espacio a un foso en el que un grupo reducido y privilegiado de fans disfrutarán de los estadounidenses en contrapicado.

Con rigurosa puntualidad se apagan las luces y se encienden las pantallas de los móviles. Las cámaras están preparadas. Pum, Pum. Al sonido estrepitoso le acompaña el rostro de  Nick Carter sobre la pantalla. Los gritos son escandalosos. ¡Pum Pum! Es Kevin Richardson. Pum Pum: Brian Littrell, AJ McLean y Howie Dorough completan la presentación.

La pantalla se divide por la mitad y descubre a los cinco protagonistas que comienzan a entonar su clásico I Wanna Be With You. «I want to be with you, it’s crazy but is true», suena. Las indumentarias no tienen desperdicio, porque no serán una, ni dos, ni tres las veces que se cambiarán de ropa. Con las mismas cazadoras y al ritmo ochentero mueven sus brazos y caderas a la vez.

Los chicos saben a lo que vienen. Conocen a su público a la perfección- un 90% son mujeres- y les dan lo que quieren: muchos besos, algunas carantoñas y, de vez en cuando, un «muy bonitas». El público está como loco mientras canta «I don’t care who you are, where your from, what you did, as long as you love me…».

Pero el momento culmen viene con el tercer modelito. Esta vez no se cambian de vestuario tras las cámaras, lo hacen sobre el escenario haciendo de ello un show. Tras una mampara y conversando por el micrófono van quitándose prenda por prenda y arrojándolas a sus fans a modo de souvenir. Se diría una despedida de soltera a lo grande.

El concierto ha llegado a su ecuador, pero el calor no remite en la segunda parte. Porque los artistas no solo llenan la sala de música, sino que el espectáculo es tan dinámico que recuerda a un circo. Tan pronto desaparecen por debajo del escenario, como vuelven por arriba del mismo. Y a eso se le suma el juego de luces y paisajes que acompañan a cada uno de los temas.

Hora y media después llega la canción más esperada. Aún no se distingue del todo, pero el ambiente habla por sí solo. Únicamente puede ser Everybody. Ni para entrar ni para salir: los Backstreet Boys han introducido este tema como otro cualquiera.

A las 10.45 horas desaparecen del escenario con I Want It That Way. Unos silban con todas sus fuerzas, mientras otros piden «otra, otra». El quinteto ha viajado desde muy lejos para dejarles con las ganas. Así que, vuelven con Don’t Go Breaking My Heart y Larger Than Me.

Ahora sí que sí, tras dos horas de concierto y 34 canciones, los 15.000 asistentes, que acabaron con el aforo del recinto, se marchan a casa. Con seguridad, esta noche Ioana dormirá en su cama más que satisfecha.

Nick Carter, miembro de los Backstreet Boys, acusado de abusos sexuales

«Voy a compartir algo que quise fingir que nunca sucedió desde que tenía 18 años. Una carga que pensé que tendría que llevar durante el resto de mi vida y que sufrir en silencio», apuntó la cantante Melisa Schuman en las redes para acusar de violación a Nick Carter, miembro de los Backstreet Boys.

Schuman explicó que el primer contacto con Carter fue cuando el cantante, por medio de sus representantes, mostró interés en ella, por lo que la llamó por teléfono en una ocasión.

Años más tarde, ambos cantantes participaban en una película para televisión y Schuman, que entonces no tenía pareja, tuvo la impresión de que Carter era «amable» y «carismático».

Siempre según el relato de la artista, el cantante la invitó a pasar un día libre junto a un amigo en un apartamento en Santa Mónica (California, EE UU), y Schuman acudió junto a su compañera de piso.

En un momento dado, Schuman y Carter comenzaron a besarse, pero ella le dijo que no quería ir más lejos ya que, por convicciones religiosas, era virgen y pretendía serlo hasta que se casara.

Pese a que le dijo que parara, Carter le desabrochó le pantalones y le practicó sexo oral. A continuación, se quitó él los pantalones y le pidió que le practicara una felación, pero ella se negó.

Carter se enfadó y puso la mano de Schuman sobre su pene, por lo que ella, con miedo ante un hombre mucho más grande y fuerte, finalmente accedió.

Posteriormente, el músico la llevó a su cama, se tumbó sobre ella y la violó, pese a que ella le decía que no quería practicar sexo ya que estaba esperando a tener sus primeras relaciones íntimas con su futuro marido. Según el relato de la cantante, Carter le susurraba al oído todo el rato: «Podría ser tu esposo».

Tras la agresión sexual, la artista trató de denunciar lo sucedido y habló con su mánager, pero finalmente decidieron no seguir adelante por cuestiones de dinero y medios, ya que Carter «tenía al abogado litigante más poderoso del país».

Por su parte, Carter ha negado las acusaciones. «Estoy conmocionado y entristecido por las acusaciones de la señorita Schuman. Ella nunca me dijo mientras estuvimos juntos o en ningún momento desde entonces que cualquier cosa que hicimos no fue consensuada», responde Carter en un comunicado en Rolling Stone.

Y añade: «Grabamos una canción y actuamos juntos, y yo siempre fui respetuoso y solidario con Melissa personal y profesionalmente. Esta es la primera vez que escucho algo sobre estas acusaciones, cerca de dos décadas después. Es contrario a mi naturaleza y a todo lo que aprecio causar intencionalmente a alguien incomodidad o daño».

Los Backstreet Boys tambien destrozan ‘Despacito’, pero Luis Fonsi les felicita

Después de que Justin Bieber lo intentara con resultados más que cuestionables y que incluso haya renunciado a cantar Despacito porque no recuerda la letra, ahora son los Backstreet Boys los que se suben al éxito del momento… pero casi se caen.

El reportero cubano nacionalizado estadounidense Enrique Santos entrevistaba a los Backstreet Boys cuando decidió plantearles el reto de cantar en español Despacito, el superéxito de Luis Fonsi y Daddy Yankee.

Los miembros de la banda decidieron aceptar el reto, con la facilidad incial de que era la versión anglosajona, cuyos primeros versos están en inglés. Pero ni siquiera eso les salvó.

A pesar de que tenían una pantalla en la que leer la letra los cantantes no fueron capaces de hacer suya la canción y su entrega al reto fue muy desigual, destacando la de Kevin Richardson (a la izda en el vídeo), que parecía no estar muy dispuesto a arriesgar.

Pero Luis Fonsi salió en su defensa y además de compartir el vídeo en sus redes sociales aseguró que amaba a sus «hermanos» los Backstreet Boys y aseguraba que atreverse a cosas como ésta es la razón por la que son «tan cool».

Fonsi ya defendió a Bieber hace días, asegurando que Despacito «no es fácil de cantar, incluso para los cantantes españoles, tiene un montón de letras, es tortuoso».

A %d blogueros les gusta esto: