• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Archivo de la etiqueta cumpleaños

La diva italiana Raffaella Carrà cumple 75 años

La cantante, actriz y presentadora italiana Raffaella Carrà, famosa por sus inolvidables éxitos como Fiesta, Hay que venir el sur y Caliente, caliente que la convirtieron en una diva muy querida tanto en Italia como en España y Latinoamérica, cumple este lunes 75 años.

Hablar de «La Carrà» es hablar de icónicas canciones que han perdurado en la memoria de varias generaciones y que incluso hoy cuentan con su parcela de fans que las siguen tarareando. Explosiva, divertida, descarada, una diva inmortal y eternamente rubia, a lo largo de sus cincuenta años de carrera ha interpretado innumerables temas como Explota mi corazón, En el amor todo es empezar, Qué dolor o Mama dame 100 pesetas.

En 2016, anunció emocionada en un programa de la televisión italiana que quería retirarse de la pequeña pantalla para pasar el testigo a las nuevas generaciones. Dos años después, sigue siendo una de las artistas más añoradas de Italia y no faltan en estos días los mensajes de felicitaciones para la cantante nacida en Bolonia el 18 de junio de 1943.

Bailarina, animadora, actriz y presentadora, Raffaella María Roberta Pelloni, su verdadero nombre, ha demostrado ser capaz de desarrollar numerosas facetas y seducir y entretener sin demasiado esfuerzo a públicos de todo tipo.

Su espontaneidad conquistó primero a Italia, luego a España, donde se convirtió en todo un mito sexual en la conservadora sociedad española de mediados de los setenta, y de ahí dio el salto a Latinoamérica, donde se paseó por los programas televisivos más importantes.

Artista precoz, participó en una película a los 9 años y con 10 se trasladó a Roma, donde comenzó a tomar clases de danza clásica. Se diplomó en Interpretación en el Centro Experimental de Cinematografía en 1960 y cinco años después viajó a Barcelona con la compañía de teatro Giulio Bosetti para participar en el Festival de Prosa Latina, con la obra de Diego Fabbri Il seduttore.

En Italia ya era entonces conocida por sus apariciones en televisión y en musicales, y decidió probar suerte en el cine en España, rodando Comando al infierno (1969), pero el séptimo arte no fue donde más brilló.

Icono gay mucho antes de que llegara Madonna -recibió el Premio World Pride en 2017-, se hizo muy popular en España e Iberoamérica en 1976, cuando grabó para Televisión Española cuatro programas titulados La hora de Raffaella Carrà.

En Italia, en aquella época inició un largo idilio con la televisión pública, primero al frente del programa Io, Agata e Tu y a partir de 1983 con un espacio que marcó historia, Pronto, Raffaella?. Tras dos años de audiencias insuperables, cambió de formato a Buonasera Raffaella en el que realizaba entrevistas y conversaba con los espectadores telefónicamente.

En 1986, dirigió el programa de entretenimiento Domenica in, toda una revolución de la pequeña pantalla, y en 1989 fichó por Canale 5, del grupo audiovisual de la familia Berlusconi, donde dirigió Il principe Azzurro sin demasiada acogida, por lo que tras una breve experiencia regresó de nuevo a la Rai, donde era la reina absoluta.

En España, Televisión Española la contrató de nuevo para conducir entre 1992 y 1993 el programa en directo Hola Raffaella, con actuaciones, invitados, concursos; espacio que compaginó entre 1993 y 1994 con A las 8 con Rafaella. Y también participó como coach en el concurso La voz, en su versión italiana, una experiencia que le encantó porque el protagonismo no recaía sobre ella sino sobre nuevos talentos.

Pero más allá de su presencia televisiva, Raffaella Carrà ha sido siempre una artista, un terremoto sobre los escenarios, capaz de contagiar con su sonrisa y su baile a niños y mayores. Todo un símbolo en la historia de la música, supo jugar con la sensualidad y el descaro para conquistar todo lo que se proponía en el escenario, en contraste con la discreción que siempre ha reinado en su vida personal.

Su trabajo más reciente fue Replay en 2014, un álbum de música dance con temas en español, italiano e inglés, «del que no había necesidad», según admitió esta rubia incombustible, pero que realizó «por pura diversión», a sus 70 años. «Yo no quiero ser joven, quiero divertirme con los jóvenes», dijo la artista en una entrevista cuando presentó ese disco, que no llevó aparejada una gira porque, remató: «ahora quiero vivir mi vida».

David Guetta, el DJ que más ha hecho por popularizar la música electrónica, cumple medio siglo

David Guetta cumple este martes 50 años, habiéndose erigido en el músico que más ha contribuido a popularizar la música electrónica. «Es increíble ver en lo que la cultura DJ se ha convertido. Cuando comencé, no era nada», evoca el artista, que cobra unos 250.000 euros por sesión, ha vendido más 10 millones de discos y cuenta con al menos 53 millones de seguidores en las redes sociales.

Nacido en París el 7 de noviembre de 1967 de un padre marroquí de origen judío y una madre belga, el principal embajador de la música electrónica en el planeta, autor de This One’s For You, Love Is Gone y When love takes over, fue antes de todo un pionero en la introducción de la música electrónica en su país.

Guetta, que ha alternado su faceta de DJ con la de productor musical, dio sus primeros pasos a los 17 años, en Le Broad, un local referencia de la movida parisina de los años 80 destinado principalmente a un público homosexual.

Desde esta sala en el corazón de París, empezó pinchando canciones del universo del pop y rock hasta que en 1987 escuchó en la radio francesa a Farley «Jackmaster» Funk, considerado por muchos un padre del house -una vertiente ‘light’ de la música disco nacida en los años 80 en Estados Unidos-.

A partir de entonces, el joven de pelo largo y rubio y sonrisa perenne -confeso admirador del Thriller de Michael Jackson- se decidió a mezclar la cadenciosa música negra estadounidense con sonidos y ritmos electrónicos a través de un sintetizador.

Junto a Laurent Garnier, otro DJ francés, y los famosos Daft Punk, Guetta está considerado el principal impulsor del house en Francia. Pero también fue pionero en su país en introducir una nueva concepción del pinchadiscos gracias a sus viajes a Londres.

«Allí (Londres) el DJ estaba en un podio y todo el mundo le miraba. En París, la gente no me hacía ningún caso. Bailaban, coqueteaban, hablaban», evocó Guetta en una entrevista a Le Parisien.

El éxito en Le Broad le motivó a explotar con su socio Kien clubes de París como el Rex, uno de los de más solera en la ciudad. Después gestionaron el Folies Pigalle, un lugar de prostitución de alto lujo convertido en una codiciada pista de danza.

La popularidad de Guetta estaba en alza en su país natal y la conquista del mercado internacional era cuestión de tiempo.

En 1994, cuando se casó con su primera mujer, Cathy Guetta, dio otro empujón más a su carrera, al asumir la dirección artística de la mítica sala de conciertos parisina Bataclán, la misma que hace dos años fue escenario de un terrible atentado yihadista que dejó 89 muertos.

A mediados de los 90, inició sus sesiones en Berlín, entonces una de las capitales de la música electrónica en Europa, y en Ibiza, otra parada indispensable para los amantes del techno.

Paralelamente, y en colaboración con su mujer, Guetta promovió veladas en varios locales parisinos en los que desfilaron la «crème de la crème» del momento con presencias asiduas de estrellas de cine, modelos, futbolistas o modistos.

A partir de los 2000 y gracias al éxito del recopilatorio Fuck Me I’m Famous, el DJ explotó internacionalmente y comenzó a actuar en Miami, Sao Paulo, Amsterdam, Shangai y Beirut, entre otras ciudades.

El pinchadiscos francés, para quien la clave de su popularidad está en «mezclar la fuerza del sonido electrónico con la emoción de la melodía pop cantada», sacó su primer álbum en 2002, Just a Little More Love, al que siguieron otros cinco, el último Listen, en 2014.

El séptimo disco está a punto de acabarlo y lo presentará en su esperado tour de 2018, que abrirá con un concierto el 19 de enero en el Arena de París.

Guetta, que ha colaborado con nombres como Madonna, Rihanna y Michael Jackson, tiene varios hitos en su carrera, uno de los más sonados fue su concierto en plena torre Eiffel en junio de 2016 para la apertura de la Eurocopa ante decenas de miles de asistentes.

La notoriedad de Guetta es tal que ha llegado a acudir a recepciones en el palacio del Elíseo, sede de la presidencia de Francia. En febrero de 2014, asistió a una velada organizada por la histórica visita del mandatario cubano Raúl Castro.

Aquella cena hizo además las delicias de la prensa rosa. En ella, oficializó su nueva relación con la joven modelo Jessica Ledon, con la que se comprometió después de haberse separado de Cathy Guetta, la madre de su hijo Tim Elvis, nacido en 2004, y su hija Alizée (2007).

Con más de 30 años de carrera musical en escenarios de medio mundo, el DJ más popular del planeta ha asegurado no haber caído a las tentaciones de la noche. «Soy como un monje ‘Jedi’. No tomo alcohol, ni fumo, ni me drogo. Hago deporte y sigo un régimen. El único problema es el sueño. Estoy siempre de un lado para otro», reconoció Guetta.

A %d blogueros les gusta esto: