• 635-693073
  • info@roquetasfm.com

Archivo de la etiqueta entrevista

Leiva y sus «miedos infantiles» se citan con la futbolera pasión del público argentino

La historia entre Buenos Aires y el músico español Miguel Leiva se cuenta desde hace algo más de diez años y ahora, con un puñado de canciones con las que saca a la luz sus «miedos infantiles», se reencuentra con un público, que según él, «vive la música casi como vive el fútbol, con mucha pasión».

«Aquí viven el rock como se vivía hace muchos años», detalló José Miguel Conejo, más conocido como Leiva, quien, en la víspera de presentar en vivo en un teatro porteño su último trabajo, Monstruos, destacó el «fervor» y la lealtad de los argentinos, así como la «pasión futbolera» que trasladan a la música.

«En mis conciertos hacen ‘pogos’ (un tipo de baile popular entre el público de conciertos de rock), cosa que en mi país es impensable», justificó, y remarcó que en España, los llamados ‘pogos’ son más comunes en conciertos de punk.

Su tercer y último disco en solitario está compuesto por doce canciones en las que el protagonista es un niño de ocho años, en posición de lucha y con «miedos infantiles».

«Al final los monstruos y los fantasmas son miedos infantiles, todos los tenemos», indicó Leiva, exintegrante del dúo de pop rock Pereza.

No obstante, la portada de Monstruos, que salió en 2016, es una antigua foto suya que el cantante «tenía en la nevera».

«Me parecía que explicaba gráfica y perfectamente lo que significaba el disco: una foto mía en una promoción de kárate de mi barrio, que al final ha acabado siendo para mí la portada más bonita que he tenido», subrayó.

Este es, según su autor, un disco que bien podría haberse grabado con «cinco músicos tocando en una sala».

«Es un disco mucho más crudo, mucho menos producido, con unos textos creo que más directos, todo suena más áspero, como con menos pirotecnia», opinó Leiva.

El trabajo, continuó, sigue la misma línea que sus anteriores grabaciones, Diciembre (2012) y Pólvora (2014). «Cuando te preguntan la diferencia entre un disco y otro hay miles, igual estilísticamente no está cambiando», expuso sobre su tercer trabajo en solitario desde que se separó de Rubén Pozo, con el que formó durante unos diez años el dúo Pereza.

Este es el primer y único show de la gira del autor de temas como Eme o Terriblemente cruel en Argentina, y destacó que es el primer recital de su carrera que tendrá lugar en el histórico teatro Ópera -uno de los más antiguos de la ciudad-, ubicado en la avenida Corrientes.

Recién llegado de México, donde compartió escenario con Joaquín Sabina, Buenos Aires era una parada indispensable para el exintegrante de Pereza, con un público del que destacó su lealtad.

Tras muchas visitas a Argentina, Leiva vivió durante un verano hace dos años en la capital y, desde entonces, es su «segunda casa».

«Estuve viviendo en (el barrio) Palermo Hollywood y ahí había un tejadito donde escribí cinco o seis canciones de Monstruos», afirmó el madrileño, que contó que la canción que cierra el disco (Palermo no es Hollywood), está inspirada en una pintada que llamó su atención cuando residía en ese barrio en el norte de la capital. «Es como una reivindicación de barrio, de la gente que lleva aquí toda la vida, que aunque haya muchos estudios de televisión y ahora se llame Palermo Hollywood, es una cosa con la que no se identifican los del barrio», meditó Leiva.

El vocalista reconoció que vivió en Argentina una realidad diferente que en España: mientras que allá llenaba shows de 20.000 personas, aquí teloneaba a otros grupos o tocaba en festivales en horarios a los que poco estaba acostumbrado.

Sin embargo, analizó que esa situación le llevó a revivir emociones al sentir que estaba «comenzando de nuevo en otro país», y que también le transportó hacia la posibilidad de conocer a bandas y músicos argentinos como Guasones, Estelares y Abel Pintos, a quienes consideró como «buenos amigos».

Robbie Williams: «Me volví un neurótico con mi lugar en las listas de ventas»

robbiewilliams
El cantante Robbie Williams, uno de los solistas de mayor éxito mundial, vuelve con su primer álbum de pop en cuatro años para recuperar el tiempo perdido y reivindicarse —con ayuda de The Killers, Rufus Wainwright o Ed Sheeran— como genio del espectáculo, aunque «sin la necesidad de antaño de vencerse a sí mismo».
«Llegó un momento en mi carrera en el que el lugar que ocupaban mis discos en las listas de ventas me preocupaba de una forma neurótica», reconoce el músico en una entrevista con Efe, en la que aún se declara «ambicioso, probablemente más que nunca».
En este sentido, Robert Peter «Robbie» Williams (Stoke-on-Trent, Gran Bretaña, 1974), distinguido por los Brit Awards con un galardón a su «espectacular contribución a la música», apostilla: «Quiero ser el mejor, ser tan grande y durante tanto tiempo como sea posible».
Tras cambiar de discográfica, su nueva apuesta para conseguirlo se llama The heavy entertainment show (Sony Music), un título que alude a sus inicios en solitario, cuando, tras abandonar Take That, lanzó el álbum Life thru a lens (1997) y el sencillo Let me entertain you. «En mi pasaporte, en el apartado de profesión, antes que compositor o cantante, pone artista», afirma Williams, que rechaza el término «divo». «Para mí esa palabra se refiere a alguien con un rango vocal incomparable. Yo soy sobre todo un animador», puntualiza.
Con ese afán de espectáculo concibió el que este viernes se convertirá en su undécimo disco de estudio. Para él escribió la friolera de «80 canciones», reducidas a 11 en la versión estándar, desde el ampuloso tema de Bienvenida que titula el álbum, en el que samplea al mismísimo Serge Gainsbourg («una enorme influencia en mi carrera», dice), hasta el fin de fiesta de Sensational.
Más curiosa que la inclusión de Gainsbourg resulta la del Baile de los caballeros, del compositor clásico Serguéi Prokófiev, en el segundo corte del disco y primer sencillo del mismo, Party like a russian.
Del tema se dijo que era una crítica a Vladimir Putin, algo que él niega expresamente, a pesar del juego de palabras con el verbo «disputar» («disputin'») o cuando canta: «Se requiere un cierto tipo de hombre, con cierta reputación, para gastarme el dinero de una nación entera y usar la calderilla para construir mi propia estación espacial».
«Es una canción sobre el hedonismo, el éxito y el exceso, en la que asumo el personaje de un oligarca», precisa. El videoclip, en el que aparece rodeado de una cohorte de bellas asistentas, fue tildado además de machista. «Es lo que las estrellas pop hacemos, es una broma», afirma el británico, para quien «cada vez resulta más fácil ofender a alguien».
«Yo no tengo filtro y no sé actuar bajo coacción. Algo debe significar que me llamen ‘la estrella de pop más rock de todas’. En realidad, es bochornoso que sea yo el que cruce los límites de la corrección política», afirma Williams, contrario a la presión de las redes sociales.
Entre los demás cortes, destacan otros como Mixed signals, nuevo tema de The Killers. «Muchos de mis artistas favoritos están en este álbum, como John Grant (I Don’t Want to Hurt You), Rufus Wainwright (Hotel Crazy) o Ed Sheeran (Pretty woman)», afirma sobre los colaboradores del disco, en el que vuelve a figurar Guy Chambers, con el que ha coescrito la mayoría de sus éxitos.
No es casualidad que Motherfucker, la canción no exenta de humor que dedicó a su segundo hijo, aparezca justo después de Love my life, tema de autoafirmación y empoderamiento personal. «Antes de tener a los niños, no tenía un propósito definido de vida. Se me brindaba el mundo, pero no era feliz», confiesa.
La marcha de Zayn Malik de One Direction (banda temporalmente disgregada) hizo que muchos se acordaran del día en el que Robbie Williams tomó una decisión similar, abandonando la exitosa boy band Take That. «Probablemente en estos momentos él y su excompañeros se hallen faltos de confianza, preguntándose cuándo recobrarán esa seguridad. Siento decirles que nunca lo harán. Si tuviera que darles algún truco sobre cómo sobrevivir en la música, sería que fuesen valientes, porque pueden», aconseja.
El año que viene iniciará una nueva gira internacional, que de momento está configurándose, por lo que desconoce si pasará por España. También en 2017, anuncia, se publicará una nueva biografía que está escribiendo junto a su «amigo» Chris Heath. Además, se prepara un documental sobre su carrera del que no puede dar más detalles.
¿Y una canción para una película de James Bond? «Si me lo ofrecieran, por supuesto, pero nunca lo han hecho», concluye resignado.

A %d blogueros les gusta esto: